sábado, agosto 06, 2011

Srila Prabhupada y los niños

por Radha Krishna das

El mes pasado apareció aquí en El Tambor una nota de Nandanandana Prabhu, en la que cuestionaba la actitud que han adoptado varios sannyasis de andar cargando niños y ponerlos en su regazo. Parece que les gusta fotografiarse con niños para verse más humanos y darse baños de "pueblo".

Pero, ¿no es eso precisamente lo que hacen los políticos del mundo? Cuando algún candidato a un puesto de elección popular busca la aprobación y el voto de las masas, aparece en público dándole apretones de mano a todos y buscando convencerlos de ser la mejor opción electoral.

La convivencia del político con los electores lo hace ver más humano y accesible. El público queda convencido de que este candidato los escucha, los entiende, y siente igual que ellos. La realidad puede ser totalmente distinta, pero en este ámbito lo importante son las impresiones.

Y ninguna campaña política puede ser considerada exitosa si no contiene imágenes del candidato cargando y besando niños de la muchedumbre. Este es el clímax de la campaña, pues manda el mensaje de que el político no solo está interesado en ti, sino también en las nuevas generaciones, en tus hijos, para quienes tú mismo estás haciendo tanto sacrificio y esfuerzo.

Muchos gurus vaisnavas contemporáneos, occidentales por lo general, han adoptado estas técnicas de imagen política. Cada vez vemos a más gurus repartiendo sonrisas y consejitos inocuos a los siervos del sistema. El ciberespacio está saturado de imágenes cándidas de su actitud "humana" que llega a incluir el "give me five" o "vengan esos cinco", el "hey buddy" u "hola mi cuate", y la imagen de que "I am just like you" o "yo soy como tú".

Y, como en el caso de los políticos, esto no queda completo si no incluye imágenes del guru cargando niños para el deleite de las familias. ¡Qué tierno!

El problema con lo anterior es que se supone que el sannyasi es una persona grave y con la profunda carga de erradicar intensamente todas las potenciales manifestaciones de apegos, para estar totalmente dedicado, en cuerpo y alma, al servicio y devoción de Krishna. Es aquí y ahora, en este momento, y no un plan a futuro o una buena intención. En consecuencia, su disciplina y normas cotidianos para mantenerse al margen de los apegos deben ser estrictos y bien entendidos.

Entonces, ¿por qué vemos a todos estos sannyasis jugando con fuego de esa manera?

Mi humilde opinión es que lo hacen porque están totalmente desorientados y con fallas severas en su disciplina personal. Y buscan contrarrestar estas fallas de carácter mostrando su "lado humano" ante los ojos del público.

No es coincidencia que los sannyasis más "humanos" y "tiernos", y que se dejan fotografiar fácilmente con niños, y cuyas imágenes presentamos en la nota de Nandanandana Prabhu, han demostrado falta de integridad en su vida de sannyasis: Paramadvaiti, Hridayananda, Indradyumna. Por otra parte, buscamos y buscamos imágenes de sannyasis serios en medio de algún desvarío y --predeciblemente-- no pudimos encontrar ninguna.

No nos hagamos tontos. Todos los sannyasis desde el principio saben el comportamiento que se espera de un renunciante, y entiende las razones de ello. Quienes se vuelven "mas humanos" y se ponen a abrazar a las matajis, a hacer caras de bobos mientras los fotografían o andan cargando niños, es porque conscientemente están violando las normas que juraron seguir.

Recurramos al ejemplo de Srila Prabhupada sobre esta cuestión de abrazar niños, para poder contrastar el ejemplo de un verdadero acharya con el oportunismo de gente desorientada.

Hay varias imágenes de Srila Prabhupada, como líder de su movimiento espiritual, y que gustosamente presentamos a continuación. En ellas está cerca de niños e incluso interactúa con ellos. Sin embargo no se pone a cargarlos ni a hacer boberías. Me atrevo a señalar en él una mirada de compasión y anhelo por el bienestar espiritual de ellos. No hay el menor indicio de oportunismo político ni explotador.

No solo eso. Veamos las palabras propias de Srila Prabhupada que avalan lo que hemos estado presentando aquí. Existe una carta fechada 19 de julio de 1970, dirigida a Syamasundara das, quien vivía en Inglaterra, en la que reseña un encuentro con su familia:


"Me alegra mucho que tu hija Sarasvati esté creciendo bien consciente de Krishna. Siempre recuerdo cómo se movía tu hija al subir las escaleras en Ascot y sentarse junto a mí. Que Krishna la bendiga para que crezca como una niña consciente de Krishna. Te alegrará saber que la foto de ella tomándome la mano ha aparecido ahora en nuestro Manual de ISKCON".

Hay una palabra clave en esta carta de Srila Prabhupada. Es "sitting by me". En español esto significa "sentarse junto a mí". O sea que Srila Prabhupada permitió que Sarasvati subiera a su habitación y se sentara a su lado. No dice "yo la cargué", ni "se sentó en mí", ni "le di un beso", ni ningún otro truco de los políticos en campaña.

Sarasvati se sentó por su cuenta junto a Srila Prabhupada. Eso es todo. Eso es lo que él permitió. Esto es suficiente para mostrar un lado humano verdadero, sin caer en el choteo y demás cursilerías de quienes tienen el corazón totalmente vacío mientras pretenden demostrar que rebosa de cualidades.

En un álbum de Srutakirti Prabhu, la imagen presentada arriba tiene como pie de nota la carta de Srila Prabhupada. Sin embargo, quien está junto a Srila Prabhupada parece un niño y no la hija de Syamasundara. En consecuencia no sabemos si es realmente esta imagen a la que Srila Prabhupada se refiere. Pero veamos las demás imágenes:







2 comentarios:

Nandanandana Das dijo...

La niña de la foto tomada de la mano de Srila Prabhupada si es la pequeña Sarasvati, pero vestida con un pantaloncito overol. Ella fue una niñita muy afortunada y conciente de Krishna, en algunas ocasiones Srila Prabhupada la puso de ejemplo de cómo predicar: "Krishna es la Suprema Personalidad de Dios". Ella también viajó por la India y Vrindavan con Srila Prabhupada y su padre Syamasundar y su madre Malati.

Nandanandana Das dijo...

En la foto completa, aquí publicada, en que Srila Prabhupada toma de la mano a la pequeña Saraswati su mamá Malati se encuentra en el lado derecho (junto a Saraswati) en completo éxtasis.