lunes, septiembre 21, 2009

Ratha Yatra México 2009


Por Astika das

A primera vista, el eslogan del poster que anuncia el 7° Festival del Ratha Yatra del D.F., y que dice: "Un Oasis en medio del desconcierto", parece un juego de palabras ingenioso que evoca la cita de Srila Prabhupada cuando dijo: “Iskcon es un oasis en el desierto de la vida material”. Mas para el lector avezado que sabe lo que está pasando en la vida interna de Iskcon, sólo se trata de una frase perversa que sirve para embaucar al público inocente.

¿Acaso Srila Prabhupada mintió al decir que Iskcon (Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna, por sus siglas en inglés) representaba un oasis en medio del panorama desolador e infernal de la vida material? ¡No! Aquellos que tuvimos la fortuna de ser iniciados por A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada, y que también tuvimos la fortuna de vivir en Iskcon durante la maravillosa era en que él fungió como acarya de la misión Hare Krishna, en realidad vivimos en un verdadero oasis, e, ingenuamente, pensábamos que ese oasis iba a prevalecer y que crecería hasta alojar en su seno a toda la sociedad humana.

El gobierno mundial de los Hare Krishnas

De hecho ese era el plan de Srila Prabhupada. Él, como hombre práctico que era, estaba consciente de la imposibilidad de convencer a toda la sociedad materialista de abandonar su identificación corporal y aceptar su identidad espiritual. Pero confiaba en que haciendo Hare Krishnas al 10 % de la población mundial, sería tarea fácil conquistar al resto del mundo.


Después de una celebración del Ratha Yatra de Londres, en la primera página del London Times se decía que Los Carruajes Gigantes competían con el obelisco de Nelson. Al enterarse Srila Prabhupada de tal declaración, afirmó: “Estamos conquistando al mundo entero gracias al santo nombre y al Ratha Yatra”

Un Presidente devoto

También es sabido que, en varias ocasiones, Srila Prabhupada afirmó que Rameswara das se convertiría en el presidente de Estados Unidos. En otra ocasión dijo que ese puesto iba a ser ocupado por Balavanta. Cuando Tamal Krishna Goswami escuchó tal declaración, le hizo el siguiente reclamó a Srila Prabhupada: “Pero tu antes habías dicho que el presidente de Estados Unidos sería Rameswara Maharaj. A lo que Srila Prabhupada respondió: “Sí, entonces Balavanta será su secretario”.

Srila Prabhupada hacía las declaraciones anteriores durante la década de los Setentas del siglo XX, la época dorada de Iskcon. En esa época era una escena común en cualquier capital del mundo ver a grupos de jóvenes bailando y cantando el mahamantra; los devotos de Iskcon diariamente vendían libros por US $ 60,000, y compraban enormes residencias en las principales ciudades del mundo para convertirlas en templos; asimismo, adquirían grandes extensiones de tierra para establecer comunidades rurales. Pero el 14 de noviembre, de 1977, fecha en que Srila Prabhupada abandona sus pasatiempos terrenales, Iskcon, la misión que Srila Prabhupada había registrado apenas diez años atrás en Nueva York, comienza una carrera descendente vertiginosa.

Iskcon ayer y hoy

Aún hoy en día, los devotos sostienen una acalorada e interminable discusión en torno a si Srila Prabhupada designó como acaryas sucesores o sólo como ritvik acaryas a once de sus principales discípulos; o sea si les confirió el poder de ser gurus o simplemente les autorizó a ser sus representantes. Independientemente de la posición que les haya conferido, esos once discípulos se cayeron de sus posiciones. A Jayatirtha Swami sus propios discípulos le cortaron la cabeza; Kirtananda Swami fue acusado de actividades criminales y terminó ocho años en la carcel; Harikesa Swami, en compañía de su terapeuta, y un cuantioso botín, abandonó su zona, y se autoproclamó Krishna, y a su amante la terapeuta, Radharani; Bhagavan Goswami también fue acusado de abandonar su zona, de malversar fondos e irse a vivir con una mujer. La lista es interminable. Parece ser que de los 11 sólo quedan Jaya Pataka Swami, quien el año pasado sufrió una embolia cerebral; y Hridayananda das Goswami, quien, desobedeciendo las instrucciones de Srila Prabhupada de viajar y predicar las glorias del santo nombre, vive cómodamente en Beverly Hills, California, y últimamente ha sido públicamente denunciado por bendecir las uniones gay.

Cuando el Acharya desaparece surge el caos

Sin embargo, Srila Prabhupada había pronosticado que “cuando el acarya parte surge el caos.” Y eso es lo que sucedió en Iskcon. Y el caos cundió a nivel mundial, en todo Iskcon. Lo mismo sucedió en México.


De la sociedad floreciente que fue Iskcon México durante la década de los Setentas del siglo XX, se ha convertido en una verdadera piltrafa. Durante ese tiempo vivíamos aproximadamente 60 devotos en el templo de Tiburcio Montiel, número que actualmente no se logra, y algunos de ellos hasta cobran salario. En aquella época también existía el sistema educativo llamado gurukula (casa del maestro espiritual), donde los jóvenes estudiantes aprenden las varias facetas de la vida brahnínica y espiritual. El Gurukula desapareció hace muchos años. En varias ocasiones Srila Prabhupada dijo que el Gurukula es el semillero de los predicadores del futuro, pero al no haber Gurukula Iskcon no tiene ningún futuro.

La demanda millonaria de los gurukulis

Es importante mencionar aquí que los gurukulis (estudiantes del Gurukula) de Estados Unidos promovieron una demanda millonaria en contra de las mismas autoridades de Iskcon. ¿De qué acusaban los gurukulis a sus padres y a algunas autoridades de Iskcon? De violar sus derechos humanos. En algunos gurukulas hubo casos de pederastría. Pero no sólo denunciaban las violaciones físicas, denunciaban que en el Gurukula les habían mermado su potencialidad como seres humanos, y eso los descalificaba para ser capaces de participar en una sociedad altamente competitiva. En el gurukula se marginaba de la sociedad a los infantes pues se les enseñaba que los karmis (los materialistas o no devotos) son unos demonios, que son criminales porque comen carne y porque no cantan Hare Krishna.

Sobra decir que esos infantes crecieron alienados de la sociedad, y como Iskcon no los podía ocupar, estaban destinados al fracaso. Eso es lo que los abogados de los gurukulis argumentaron en las cortes de Estados Unidos para demandar a Iskcon y recibieron una sentencia favorable por nueve millones de dólares.

Vida complicada sin pensamiento

Srila Prabhupada a menudo le advertía a los devotos que la sociedad materialista está destinada a fracasar, y que por lo tanto era necesario salirse de las grandes ciudades y formar comunidades agrícolas. Aí se formó Nueva Vindaban en Virginia Occidental, Nueva Mayapur en Francia, y algunas otras comunidades agrícolas en Estados Unidos.

Por lo que respecta a Iskcon México, se compraron más de 100 hectáreas en Tulancingo, Hidalgo, con el propósito de establecer el proyecto agrícola. Mas ese proyecto no prosperó. Cuando los devotos del templo de México visitaban el Mercado de Abastos para solicitar a los comerciantes donativos de alimentos, éstos, indignados, les reclamaban: “pero, ¿cómo me pides tú a mi, si yo sólo tengo 10 hectáreas, y tú tienes más de 100?”

La finca de Tulancingo acabó por venderse, y así concluía en México uno de los sueños de Srila Prabhupada de establecer fincas agrícolas autosuficientes, con instalaciones para los devotos de la tercera edad, y para establecer el Gurukula en un entorno menos contaminado.

El surgimiento de El Tambor Batiente

En el año 2003 se celebró el Primer Ratha Yatra del D.F. Después del desfile yo publiqué el primer número de El Tambor Batiente. En ese escuálido panfletito yo manifestaba mi asombro por lo que consideraba una completa farsa. En una actitud triunfal, cientos de devotos bailaban y cantaban arrastrando los tres enormes y coloridos carruajes que transportaban al Señor Jagannath, a Subadra y a Balarama.


Evidentemente yo no podía estar en contra del Ratha Yatra, pues era un Festival muy querido por mi maestro espiritual, A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada. Pero en todo ello había algo que me parecía una completa farsa. ¿Cómo era posible que los devotos mostraran tanto júbilo si era evidente que Iskcon se hallaba en una meteórica carrera de picada?

Se vendió la finca campestre, se cerró el gurukula, el sankirtan disminuyó considerablemente, la propiedad de Tiburcio Montiel 45 ha visto su población disminuida, la casona de la calle de Colima, en la colonia Condesa, donde estuvo muchos años la fabrica de incienso Hare Krishna, se está vendiendo pues el negocio no pudo mantenerse a pesar que otros 20 negocios del mismo giro si pueden prosperar. En fin, en Iskcon se vive un verdadero pandemonium.

El remedio es peor que la enfermedad

Es cierto que la sociedad materialista vive en el completo caos, y que Srila Prabhupada fundó Iskcon para ofrecer un refugio, un oasis, que le permita a la gente de buena voluntad sustraerse a la sociedad materialista. Pero si eso funcionó durante el tiempo en que Srila Prabhupada vivió y dirigió Iskcon, actualmente dentro de Iskcon se vive el mismo pandemonio que se vive en la sociedad materialista. Pero hay un agravante, Iskcon miente diciendo que en su seno no hay tal pandemonio y que es "un oasis en medio del desconcierto".

Srila Prabhupada mencionaba que es algo grave que un delincuente cometa un ilícito pero que es más grave si ese ilícito es cometido por un policía. También le aconsejaba a los devotos que observaran una conducta ejemplar pues la mirada pública estaba sobre ellos. Decía él que una mancha es más visible en un dhoti blanco que en la ropa ordinaria. Pero es tal el caos que existe en la sociedad que él fundó que, sin lugar a dudas, debe estar muy insatisfecho con lo que han hecho sus discípulos con el legado que él les dejó.

4 comentarios:

Peter dijo...

muy lucido, muy cierto y muy lamentable. Que se hace entonces al respecto? Por que no empezar una verdadera campaña masiva de propaganda informativa para poner a todos los devotos sinceros que todavia quedan por ahi, al tanto de quien es Hridayananda, Guru Prasada, Virabahu por ejemplo? Jagajivana etc

Este sitio es bueno pero no es suficiente,hay que pensar en algo que llegue de manera mas directa a todo el mundo!

Jagannatha Misra Das

solin dijo...

hare krisnna prabhu yo soy una persona que conosi el movimiento hare krishna hace unos 17años para mi fue la experiensia mas maravillosa que me habia susedido y es triste todo lo que esta susediendo en ese hermoso resinto

AngelDragon dijo...

Sat Nam Prabhu
Reconozco la búsqueda de la verdad en sus palabras. Sólo discierno en algo: el hecho de que ISKON se esté derrumbando no impide celebrar la vida. Está de más criticar la celebración de las almas, que al fin y al cabo, no esperaría usted que se pusieran a llorar en vez de hacer el festival cierto????
Pero tiene razon, no se puede tapar el sol con un dedo. Llevo a Krishna en mi corazón y eso me basta. A mi me llamo Yogui Bhajan de Kundalini Yoga, y todo va muy bien en este camino. Si supiera usted que eso que pasa con el mundo Krishna, está pasando en todos los caminos!! es la muerte de las viejas estructuras piscianas...la pregunta es: ¿quiénes de ustedes se están poniendo la pila para hacer algo? ¿seguirán ciegamente lo que les dijeron sus Maestros o aprenderán a ver al Maestro en ustedes mismos? A Krishna le gusta que seamos fuertes, independientes, criticos y libres. Krishna es Guerrero Espiritual y muy disciplinado.....el Bhakti ta muy bien, pero sin el poder de la Shakti el mundo te come...Hari Bhol!

laurazarateg dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.