jueves, septiembre 10, 2009

Dos ejemplos cimeros de humildad

~ ~ . 1 . ~ ~

Pasaje del Capítulo IV del libro
«Los Santos de Bengala»
por O.B.L. Kapoor
Traducción al español: Aniruddha das

Sri Caitanya das Babaji era la personificación de la humildad. Si bien era un pandita sumamente erudito, ofrecía reverencias incluso a los animales porque le constaba que el Señor residía dentro de sus corazones. Sus únicas pertenencias eran un khunti o collar de cuentas de tulasi, y un cántaro pequeño de barro (kamandalu). La tolerancia de Caitanya das Babaji también era asombrosa. Siempre toleraba hasta las peores injurias y desprecios que la gente cometía contra él.

MUJERES EN EL GATHA DE NAVADVIPA.

Un día, tras terminar de darse un baño en la ribera del Ganges [en Navadvipa], estaba poniéndose su koupina (calzón brahmínico de una sola pieza). En esos momentos, soplaba un fuerte viento. A pesar de que Babaji trató de evitar que el viento le arrebatara el koupina, vino una violenta ráfaga que le arrancó el calzón, y lo hizo volar por los aires. El koupina salió disparado dando volteretas en el aire y entró en el ghata (graderío que se mete en las aguas) donde se bañaban las mujeres. Sin percatarse de ello, y pensando solamente en cómo recuperar su calzón, Babaji entró corriendo en dicha área prohibida para hombres.

Por un azar del destino, un personaje de nombre Jagadish Maitra se encontraba a inmediaciones del sitio donde ocurrió este incidente, y presenció la ansiosa carrera de Sri Caitanya das Babaji. Jagadish Maitra era un hombre conocido por su temperamento iracundo y, además, por la animosidad que sentía hacia los vaishnavas.

Tras reparar en lo acontecido y aguardar que Babaji regresara al ghata de los hombres, se acercó a este y sumamente enfadado le dijo a gritos: ‘¡¡Sinvergüenza!!, ¡entraste desnudo en el balneario destinado sólo para las mujeres! …¡Vete de aquí de inmediato o de lo contrario te propinaré una golpiza!’.

HOMBRES EN EL GATHA DE NAVADVIPA.

Babaji quiso ofrecerle una explicación a Maitra, y le aseguró que el viento había arrastrado su calzón hasta el ghata de las damas, y que ansioso por recuperarlo, no reparó adónde había entrado. Luego, le prometió que en lo futuro tendría más cuidado. Jagadish Maitra se enfureció aún más tras oír esta razón, e interrumpiendo abruptamente a Babaji, vociferó: “¡Descarado! …¡Miren a este bribón, en vez de admitir su falta, ahora le echa la culpa al viento!” Y sin más, le dio una fuerte bofetada a Babaji.

Los hombres y mujeres que presenciaron el escándalo se quedaron estupefactos de ver la violenta reacción de Maitra. A ellos les constaba la santidad de Caitanya das Babaji.

Sin embargo, Babaji, en vez de sentir cólera, juntó las manos avergonzadamente y se hincó ante Jagadish Maitra. Acto seguido, le dijo: ‘¡Prabhu, me has propinado el castigo correcto! Además, tu observación ha sido de lo más acertada. ¡¡Tú eres mi guru!! Jamás volveré a cometer esta clase de ofensa de nuevo. Por favor, ¡perdóname!


Tres días después del incidente, Jagadish Maitra enfermó gravemente y su cuerpo empezó a arder de fiebre. En estado delirante, empezó a balbucear: “¡Babaji Maharaja, por favor perdóname!”. No obstante, cada vez que decía estas palabras, en el plano sutil se le aparecía Caitanya das Babaji con la manos juntas, pidiéndole perdón.

Finalmente, Maitra entró en estado de coma. Entonces los familiares de éste acudieron a toda prisa ante Babaji para pedirle que por favor lo perdonara.

Babaji cogió una hojita de Tulasi y les indicó: “Dadle de comer este prasadam. De seguro sanará por la misericordia de Tulasi”.

Tan pronto como la sagrada hoja de Tulasi paso a través de la garganta de Maitra, la fiebre empezó a ceder y en poco tiempo se restableció completamente. Tras este escarmiento, la animosidad que Jagadish Maitra sentía hacia los vaishnavas desapareció de forma permanente. Días después, acudió ante la gran alma, Sri Caitanya das Babaji, y se entregó a sus pies de loto para siempre”.

~ ~ . 2 . ~ ~

Pasaje del Capítulo X del libro
«Los Santos de Bengala»
por O.B.L. Kapoor
Traducción al español: Aniruddha das

Sri Navadvipa Chandra das Babaji estaba inmerso en hacer realidad la misión que le encomendó su gurudeva: salvar a las almas caídas. Este lo había hecho beber la leche de la caridad humana y, por eso, su corazón se derretía fácilmente cuando presenciaba el sufrimiento de las jivas.

En una ocasión, mientras vivía en Cuttack, en la plaza situada delante del edificio municipal, notó una carreta cargada con una montaña de basura, la cual era tirada por un buey. El cuello del buey estaba sangrando profusamente debido a una cortadura que le provocó la yunta. Al verlo, el corazón de Navadvipa Babaji también empezó a sangrar. Se acercó a la carreta y le pidió al boyero que se bajara de la misma. El boyero, anonadado, se bajó de la carreta. Entonces Navadvipa le pidió que soltara al buey y que le pusiera la yunta a él. “Yo voy a tirar de la carreta. No te preocupes; no me pasará nada” —dijo suave y compasivamente Chandra das Babaji—.


Tras escuchar esta petición, el boyero quedó estupefacto. A continuación, se negó rotundamente a obedecer. Pero Navadvipa das Babaji siguió insistiendo: “Ponme la yunta”. Mientras tanto, una multitud conmocionada se congregó en torno a los dos. En Cuttack, todos conocían a Navadvipa Chandra das Babaji. Los síndicos de la municipalidad salieron de sus despachos para averiguar qué estaba causando el tumulto. Ellos también conocían a Babaji. Luego de que el boyero les informó sobre las intenciones de Babaji, el corazón se les partió. De inmediato soltaron al buey malherido y pusieron a otro en su lugar.

Hare Krishna ¡Jaya Srila Prabhupada! ¡Toda la gloria a los devotos genuinos del Señor Gouranga!

3 comentarios:

laurazarateg dijo...

Hare Krishna!
PAMHR, TGSP
Hermosos textos, muchas gracias por compartirlos ¿existe algún orignal en México?

su siriviente

Laura Zárate

Radha Krishna das dijo...

Me imagino que te refieres al libro. No conozco a nadie en Mexico que tenga un ejemplar de este libro.
RK

LZG dijo...

si, me refiero al libro, supongo que no está en ninguna biblioteca ¿el libro es en inglés o la traducción es directamente del bengalí al español?
muchas gracias por tomarse la molestia en contestar
a su servicio
LZG