jueves, agosto 06, 2009

Elvira - Parte 4


por Radha Krishna das

Ya que vimos el intercambio de cartas entre Virabahu, Daru Krishna y otros devotos de Perú, nos quedan claras varias cosas.

~ 1 ~
Es evidente que Virabahu es una persona que alberga con gran facilidad todo tipo de recelos y resentimientos hacia los demás. Cuando el devoto Gita-Govinda le hizo una pregunta muy sencilla sobre Daru Krishna, Virabahu en forma incontrolable empezó a supurar su negatividad irracional y desorientada.

¿De eso se trata ser guru en Iskcon? No cabe duda que —desde la perspectiva de Srila Rupa Goswami— Virabahu es incompetente para presentarse como guru ante el público, pues no ha conquistado de la manera más elemental el impulso de la ira.

Srila Rupa Goswami dice en el primer verso de «El Upadesamrta» que sólo puede aceptar discípulos alguien que ha controlado los seis impulsos, uno de los cuales es la ira. En el significado de este verso, Srila Prabhupada dice sabiamente que: "No podemos detener totalmente la ira, pero habremos controlado nuestra ira a través del proceso de conciencia de Krishna si sólo nos enojamos con quienes blasfeman contra el Señor o contra los devotos del Señor".

Ojo, Srila Prabhupada indica que la ira no tiene lugar en la vida del devoto, excepto si se blasfema contra Krishna o Su devoto. Quizá Virabahu consideró una blasfemia —¡contra sí mismo!— el que sus maquinaciones usureras no le salieron como quería, y explotó de ira ante la mera mención de Daru Krishna. Y seguro que también explotará de ira contra «El Tambor Rugiente», pues considerará una blasfemia cualquier crítica que se le haga.

~ 2 ~
Notamos en la correspondencia de Virabahu que se dirige a todos de "usted" con gran solemnidad. No vayan a confundirse pensando que él hace esto debido al sumo respeto que siente por ellos. No únicamente Virabahu no mostró ningún respeto por Daru Krishna, sino que tampoco lo hizo por los demás a quienes insensiblemente involucró en este pleito de azotea. Virabahu les debía el mínimo respeto de no exponerlos a su ira y desplantes, pero a todos les faltó el respeto salpicándolos con sus desvaríos.

El "usted" de Virabahu no es uno de respeto; es para crear diferencias de superior e inferior. Permítanme explicar esto. Recuerdo que a principios de los Setentas todos en el templo nos hablábamos de tú. El respeto se daba en los hechos y no en los formalismos. Pero llegó 1974 y con ello Hridayananda Goswami a Latinoamérica.

A él no le gustaba que lo tutearan porque —seamos francos— siempre ha manifestado un aire de superioridad. Pero en México no lograba ese respeto tan anhelado. Como solución, a finales de 1974 trajo a Viraha (todavía brahmacari) de Venezuela como presidente. Él lo respetaba y ensalzaba mucho, y le mostraría a los mexicanos la forma en que se debía tratar al Maharaja.

Tuvo efecto el plan. Al ratito todos se hablaban de usted. Yo en lo personal estaba un poco al margen de esto porque durante toda la estancia de Viraha en México yo vivía en Cuernavaca con varios devotos traduciendo libros. Pero luego regresé al DF donde el "usted" era la norma, y también se me pegó.

Fue tan pernicioso esto que recuerdo incluso dirigirme luego a mi papá de usted, lo cual él me reclamó. En este contexto, Hridayananda —nada tonto— se puso a hablarles a todos de "tú", pero ya no con ese sentido original de compañerismo y hermandad, sino de superior e inferior que era su obsesión.

Como dije, todo esto vino de Venezuela, aunque no sé cómo lo manejaban allá. Lo que sí sé es que Virabahu, un venezolano, desarrolló una versión personal de este mecanismo, también para crear un sentido de distinción y distancia con los demás. Me tocó verlo claramente durante años en Los Angeles. Él le hablaba de usted a todos los que consideraba inferiores, y por otra parte buscaba ansiosamente el tú en los líderes, para estar a su nivel. El "usted" a los inferiores era para que fuera recíproco y no se les ocurriera hablarle de tú, en particular en Los Angeles donde siempre hubo un ambiente de equidad. Por otra parte, el "tú" a líderes era para estar a la altura de ellos.

Incluso recuerdo que llegamos a discutir de ello, y me reclamaba que yo hablara de tú con todo tipo de devotos de habla hispana, y que no me molestara que se dirigieran a mí de tú. Tengo la sospecha que —como en el caso de Pedro Paramgati— esta obsesión tiene algo que ver con infancias difíciles no superadas.

Virabahu me llegó a decir que de niño en Argentina se horrorizaba cuando su padre llegaba ebrio a su casa tirando puertas y causando desmanes. La familia hizo arreglos para que el niño Marquitos y su madre se fueran a Maracaibo, Venezuela, para alejarse de tal violencia. Allí, el enfermizo niño Marcos llegó a pasar meses en hospitales por la debilidad física que lo consumía.

Al punto al que voy es que Virabahu se dirige aquí a Daru Krishna siempre de "usted", pero lo hace por considerarlo inferior y dejar clara la distancia que existe entre ellos. Lo hace en la carta que dirige simultaneamente a "Daru-Krsna Prabhu y demás vaisnavas receptores de este mensaje". Por cierto, aquí Virabahu es realmente insolente pues no tiene derecho a mandarle una carta a Daru Krishna simultaneamente dirigida a otros a los que llama "demás vaisnavas receptores de este mensaje" (que bien pudo haber dirigido a "demás lacayos receptores de este edicto").

El "usted" continúa incluso en su carta de disculpa. Daru Krishna le había dado una respuesta fulminante hablándole de "tú", lo cual se me hace excelente. En vez de ver lo anterior como una oportunidad para construir puentes de confianza y comunicación, Virabahu, levanta la barrera y le habla de usted, dejando claro que la disculpa es una formalidad que no se traduce en amistad ni aprecio.

Mi opinión es que debemos exorcisarle el chamucho a Virabahu con una fuerte dosis de "tú", "tú", "tú". Sé que va a reaccionar como cuando le echan agua bendita a un poseído. Va a patalear, echar baba y contorsionarse, pero sabemos que es por su bien.

~ 3 ~
Además del "usted", Virabahu es muy generoso para otorgar bendiciones, incluso las que no se le han solicitado. Cuando le escribe a Daru Krishna y "los receptores" termina con un "su sirviente y bienqueriente". O sea, mete a Daru Krishna en la misma carta de "los receptores" para que el sirviente sea realmente bienqueriente. Digamos que de modales vaisnavas Virabahu no sabe nada.

En su carta final a Daru Krishna, termina así Virabahu: "en el servicio de Srila Prabhupada". Que no espere un "Tu sirviente", o al menos un "Su sirviente". Él sólo sirve a Srila Prabhupada, y no importa las idioteces que haya dicho en sus cartas anteriores, nunca le va a decir a Daru Krishna "tu sirviente".

~ 4 ~
Quizá algunos crean que sea infructuoso hacer una crítica del pobre Virabahu si al final pidió una disculpa, tanto a Daru Krishna como a la Junta. Cierto, en sus dos últimas cartas Virabahu se disculpó con Daru Krishna y los salpicados. Sin embargo, en lo personal me atrevo a decir que sus disculpas no fueron sinceras. Y hay indicios que me hacen pensar esto.

Para empezar, la disculpa de Virabahu vino a fuerza de golpes. Aun después de recibir cartas de respaldo a Daru Krishna, contesta diciéndose estafado, se atreve a dar clases de lo que significa "responsabilidad", e insinua que Daru Krishna no es un "caballero".

Sólo hasta que Daru Krishna le dice: "Es un verdadero crimen el utilizar la posición que has adquirido en la sociedad de nuestro maestro espiritual para abusar e insultar... Estaré bien vigilante de tu reacción. Si no se retractas, tendré que proceder como el caso lo amerita".

En otras palabras, los abusivos lo son mientras se los permitas. Cuando les pones un "hasta aquí" —aunque no haya un cambio en su corazón—, se repliegan presevando las formas para no perder los privilegios.

En segundo lugar vemos que posteriormente Virabahu actuó con la misma arrogancia e ineptitud al tratar los casos de Costa Rica y Guadalajara. Ha quedado bien documentada su participación en el intento de desafalco en Costa Rica. A pesar de todos los argumentos autoritativos que se le presentaron en contra de vender la finca, cuando Sanat y Pippalai en 2007 le preguntaron en Guadalajara al respecto, él sólo contestó: "Esa finca ya se vendió".

¿Qué hacía Virabahu en Guadalajara? Eso lo sabremos en la siguiente nota. Pero baste deicr que se portó con la misma arrogancia e irresponsabilidad en Guadalajara que como lo hizo con Daru Krishna en Perú.

Finalmente, Virabahu prefiere no hablar en absoluto sobre el sistema usurero que había establecido. Se disculpa con Daru Krishna por lo dicho, pero no hay ninguna disculpa por el mecanismo explotador que diseñó para hacer dinero a expensas de la organización a la que supuestamente estaba sirviendo. La sociedad civil es muy observadora en cuanto a esto. Los términos "influyentismo", "prebendas", "abuso de autoridad", etc., todos se relacionan con lo que Virabahu estaba haciendo precisamente en Perú. Con un ejemplo así, no es de sorprenderse que haya un ambiente depredador tan extendido dentro de Iskcon.

1 comentario:

Peter dijo...

aqui se ve claramente quien es quien y solo puedo decir que me da mucha pena ver la posicion tan vergonzosa y de poco hombre incluso en la que se ha puesto Virabahu prabhu

el todavia es GBC de Peru o de algun otro pais de Latinoamerica?

Jagannatha Misra Dasa