miércoles, marzo 16, 2011

Es Difícil ser Humilde

por Aniruddha das

Hay un pasatiempo muy didáctico cuyo protagonista es Srila Goura Kirshor Das Babaji Maharaja. Atraído por la reputación y devoción impoluta al canto constante de los Santos Nombres, un joven hacendado de Calcuta fue a Sri Navadvipa para asociarse con Srila Goura Kishora Das Babji. Tras ingresar al austero asrama de Babaji Maharaja y expresar su deseo de hacer bhajana, el primero no exteriorizó comentario alguno. Simplemente lo dejó estar.

Al cabo de unas semanas, el joven sadhaka regresó de nuevo a Calcuta. Meses más adelante volvió a Navadvipa, esta vez acompañado de la joven mujer con la que iba a casarse. El sadhaka le dijo a Srila Goura Kishor: “¡Babaji!, Krishna me ha dado esta dasi [sirvienta de Krishna] Suya para contraer nupcias con ella y ayudarla a avanzar en la senda del bhakti. Te pido que por favor nos des tus bendiciones y me ofrezcas tu consejo”.

Muy bien —respondió Babaji Maharajá—. Te daré mi consejo: como es una dasi de Krishna, entonces a partir de ahora todos los días levántate a las cuatro de la madrugada, date el baño purificatorio, y tras ponerte ropas limpias, la despiertas y le haces un abiseka con todos ingredientes sacramentales. Acto seguido, la vistes fastuosamente y le colocas una guirnalda hecha con flores frescas y fragantes. Luego la colocas en un altar y le ofreces puja. A continuación, ve a la cocina y preparas un banquete. Tras la salida del Sol, se lo ofreces devotamente con canto de mantras. El resto del tiempo permanece a sus pies cantándole los Santos Nombres. Y al final del día, la pones a dormir mientras entonas himnos devocionales. …Sirve a esta dasi de esta manera. Y eso si: ¡jamás se te ocurra tocarla para disfrutarla!, porque entonces, ¡irás directo al infierno!”

Un muy anonadado sadhaka, junto con su dasi, ¡se marcharon presurosos del asrama de Srila Goura Kishor Das Babaji Maharaja!

Srila Prabhupada siendo recibido en el aeropuerto de Nueva York. Discípulas suyas lo rodean, ¡pero no hay abrazos!

Si en Vrinda las devotas son consideradas “diosas de la fortuna”, entonces nadie debe tocarlas, porque son propiedad exclusiva de purosottama Sri Vishnu. La cultura védica milenaria, así como la enseñanza de Srila Prabhupada, nos dicen que las mujeres únicamente pueden ser tocadas por sus maridos. Y con el consabido apercibimiento de que el grhastha está actuando cual “ladrón de pepinos”, en contraposición con el grhamedhi grotesco, a quien el dicho bengalí que uso Srila Prabhupada compara con “ladrón de costosos diamantes” (o sea, la reacción por la infracción es mucho mayor).

Por supuesto, yo le doy el beneficio de la duda a Paramadveti Swami en el sentido de que pueda sentir un sentimiento paternal hacia sus seguidoras. Pero en este momento de su vida, o digamos, de su carrera devocional, el exceso en que incurrido —en el sentido de ponerse a abrazar a cuanta devota se le acerque—, ha sido oportuna y saludablemente denunciado por “El Tambor Rugiente”. El argumentar en contra de lo que mandan guru, sastra y sadhu, es una solemne necedad. En vez de emerger “triunfante”, uno se hunde más. Esto le ocurrió a Hridayananda. Lo mejor es aceptar la bien fundamentada crítica, indistintamente lo socarrona o irreverente que pueda ser.

En tiempos de Srila Prabhupada, en Nueva Delhi había un swami mayavadi (Swami Narayan) era tan estricto en cuanto a relacionarse con mujeres, que cuando dictaba sus clases las mujeres se sentaban en la parte posterior de la sala, inmediatamente detrás de un gran telón que hacía las veces de “línea divisoria”.

Lo mejor, si se es sincero, es enmendar el rumbo y humildemente bajar la cabeza. Y mentalmente agradecer a nuestros detractores (“nuestros verdaderos amigos”, en palabras de Srila Bhaktisiddhanta Sarasvati Thakura). Krishna habla a través de la boca de los vaisnavas. Cierto: es difícil ser humilde cuando se es grande (o para alguien que quiere lucir grande), pero por otra parte, según nuestra filosofía, es completamente imposible ser grande a menos que uno sea humilde.

La verdad es que ser gurú no significa que uno es perfecto en el sentido que él nunca comete un error. Primero que todo, él debe proceder como un perfecto caballero, es decir, como un hombre con integridad. Así las cosas, ¿cuál es la dificultad de admitir: “sí, cometí un error. No soy perfecto”.

El sendero para alcanzar la perfección espiritual y es muy angosto y cortante. Srila Prabhupada lo pudo recorrer hasta sus gloriosas postrimerías porque siguió al pie de la letra no sólo la tremenda orden que le impartió su maestro espiritual, sino porque observó a pie juntillas todos los preceptos de los sastras, e igualmente, con sumo cuidado caminó tras las santas huellas de los sadhus, los acharyas predecesores. No inventó, no sustrajo ni adicionó. Tampoco escandalizó a la sociedad abrazando prácticas exógenas a la cultura vaisnava gaudiya. Aunque Srila Prabhupada, el yuga-acarya por excelencia, tuvo un éxito monumental, sin parangón, en introducir y predicar la conciencia de Krishna a lo largo y ancho de la Tierra, dijo que en lo personal no tenía ningún mérito. Su Divina Gracia atribuyó todo su éxito a este único factor: “Mi única calificación es que no me desvíe una sola pulgada de las instrucciones que recibí de mi maestro espiritual”.

Hace como veinte años leí el siguiente comentario en una nota que escribió un sacerdote “Para poder predicar exitosamente el mensaje salvador de Dios de en estos tiempos, la gente demanda que uno se comporte como un santo”. Hay un popular y jocoso predicador católico mexicano, el padre Ángel Espinosa de los Monteros. A pesar de que los señores obispos tienen la mala costumbre de dar abrazos y besos de cachetillo a las niñas y señoras, él afirma en sus alocuciones públicas que “repele” a las mujeres cuando se le acercan. “¡Quieta ahí!” A propósito, se aparta y guarda un brazo de distancia entre él y sus admiradoras.

Los tiempos y las circunstancias de la actualidad exigen que alguien que voluntariamente ha asumido el papel de preceptor espiritual, exhiba en su totalidad las 26 cualidades de un uttama-bhakta. De lo contrario, correrá la misma suerte que el ladrón: “El que de ajeno se viste, en la calle lo desvisten”. O como el niño del cuento anglosajón, el primero en reparar en lo obvio: “Pero, …¡el rey no lleva ropas!”

Tras el acontecimiento de la revolución francesa, el humanismo y, en general, el avance en todos los ámbitos del conocimiento, han enriquecido —por no decir exacerbado— tanto el acervo cultural como el sentido crítico del hombre. A diferencia de siglos anteriores, el hombre cuenta hoy con muchísimos más elementos de juicio y puntos de comparación a la hora de establecer la verdad. A la hora de emitir juicios. Hoy día la persona moderadamente culta no se va a dejar sorprender por mentiras y apariencias engañosas. Por lo menos, no por mucho tiempo. A pesar de todo, en kali-yuga todavía queda en pie el principio religioso de la veracidad. Cuando Richard Nixon cayó a causa del escándalo de Watergate, Srila Prabhupada comentó que ello se debió a que la sociedad estadounidense “demandó veracidad”.

Tras la partida de Srila Prabhupada (1977), muchos prabhus improvisada y desautorizadamente se ungieron como gurús y se sentaron en el sagrado trono de Vyasadeva. Casi inmediatamente después de perpetrar este guru-aparadha, un buen número de ellos empezaron a caer aparatosamente. Muchos otros también se desplomaron en las décadas posteriores. Las caídas y desmanes de otros más han sido "tapadas" por la GBC. Y otros desvergonzadamente todavía siguen desempeñandose como tales gracias a la indolencia, irresponsabilidad y politiquero compañerismo de dicho cuerpo.

En este momento devotos honestos están sacando a la luz pública las desviaciones de Paramadveiti. Srila Prabhupada siempre advirtió a sus discípulos de que socialemente evitásemos de convertir a su movimiento en el "hazmerreír". Sin embargo, como si lo estuvieran haciendo adrede, el desgobierno de la GBC --motivado principalmente por intereses egoístas y salvaguarda de prebendas-- se ha encargado de convertir a Iskcon en un paria en el mundo occidental. Y por supuesto, a lo interno, la caída de estos supuestos "acharyas" ha creado caos en la vida espiritual de centenas de millares devotos que se refugiaron en ellos.

Ahora bien, los mediocres, los que quieren ser engañados, han encontrado a sus contrapartes: los engañadores. Debido a que los primeros voluntariamente se han puesto vendas en los ojos, o debido la enorme inversión emocional que han hecho, o debido simplemente a su crasa ignorancia --no tienen ni puntos de referencia y tampoco un marco de referencia ("en el país de los ciegos, el tuerto es rey")--, prefieren hacer como el avestruz: meter la cabeza en el agujero: “Aquí no pasa nada”. “Sin Iskcon o sin Vrinda, me muero”. "Mi gurudeva es lo máximo que existe".

Un devoto pensante con criterio intelectual independiente escribió: “El devoto avanzado, para no hablar del devoto puro, nunca afirma que es perfecto. Por el contrario, él asume lo opuesto: que su servicio devocional es impuro, mezclado con la influencia de las modalidades material, y repleto de ambiciones y defectos personales. Él piensa: “Yo ofrezco servicio devocional por las razones equivocadas. Mis ornamentos son la lascivia, la codicia, la enajenación, la envidia, y el estar invadido de temor. Puede que yo esté ofreciendo algún servicio, pero si no consigo alabanzas y reconocimiento, no levantaría un dedo para halagar al Señor. En esta condición caída, oh, Señor, yo simplemente apelo a Tu misericordia sin causa. Por favor perdona mis incontables ofensas y por favor protégeme de la embestida de Maya. Por favor, te lo pido de manera suplicante, ¡permíteme ocuparme en Tu servicio devocional puro!

Ninguno, pero ninguno está por encima de la sabiduría popular. Mucho menos de la realidad existencial que describe la filosofía de conciencia de Krishna. Hay un dicho inglés que dice: Discretion is the better part of courage: “No hay que correr riesgos innecesarios, la prudencia no está reñida con el valor”.

7 comentarios:

Bhagavat Purana dijo...

JAQUE MATE!!! Fueron dos jaque fuertes al Circo Vrinda! y claro, al final, el tercero tenía que ser UN BUEN JAQUE MATE. Gracias prabhus, Astika, RAdha Krsna y Aniruddha por enseñarnos a ser objetivos y críticos constructivos. Sus artículos son verdaderas clases en las que uno puede nutrirse y sentirse fuerte, como nuevo.

Gouri das dijo...

Cuidado con la nube de Maya.

En Medellín, Colombia hay un devoto que tiene un programa de prédica en la radio, cien por ciento suya, que no tiene nada que ver con Srila Prabhupada y el bhakti yoga. Ese devoto, Hayesvara mueve con su programa a mucha gente, a quienes les ofrece lo mismo que su guru Paramadvaiti sólo que un poquito más burdo aún: les ofrece talismanes, cruces de sanación, dijes de Om, pócimas, lecturas del tarot, mantras de Shiva, etc. Cuando este Hayesvara viaja con su esposa a Vrindavan-India, ambos convencen a la gente para llevar las fotografías de su familia metidas en un sobre, para tirarlas al río Yamuna y lograr no sé cuantos beneficios con ello. Cobra, al cambio, como sus tres dólares por cada foto que llevan y se llevan sus buenas maletas. Hace un buen negocio como ven, del cual va un buen porcentaje para su guru Paramadvaiti, quien permite muy desenfadado toda esta patraña. Hayesvara también da conferencias en ciertas salas, y éstas se llenan con todos sus seguidores que van a donde él les dirija, tal como si hubieran tomado un brebaje y estuvieran hechizados.

Un devoto me explicaba este fenómeno comparándolo con una nube, me decía, "es increíble como este Hayesvara tiene embobada a toda esa gente, todo lo que él les dice le creen y lo hacen, están como cubiertos por una nube, pero nosotros sabemos muy bien cuál es el cuento…" Lo curioso es que yo también me sentía como envuelto por una nube, pero no la de Hayesvara, sino la de los gurus del consorcio Vrinda.

De la misma manera, así veo a todos los devotos de Vrinda, todos embobados con los cuentos de Paramadvaiti y Atulananda; qué bien han sido adiestrados a no pensar por ellos mismos, entrenados a no cuestionar nada de nada, a pasar por alto todo. Yo mismo he pasado por esa triste historia; me sentía atrapado, lleno de temores por las ofensas que podía estar cometiendo con solo pensar mal ante cualquier mala situación, perdí toda sana opción de opinar, de hacer una crítica, porque todo hay que callar y aceptar, esa es la consigna. Ya saben: "La palabra del guru es la palabra de Krsna".

Hasta que me decidí a no tomar más los remanantes de los gurus, ni escuchar sus clases. Me decidí a leer los libros que nos prohibieron de Srila Narayan Maharaj y Gour Govinda Swami (diciendo que no eran de "nuestra línea", las nuevas generaciones no tienen ni idea de este hecho, sólo saben que hay que leer obligatorio el chat dominical de Paramadvaiti). Me decidí a volver a leer los libros de Srila Prabhupada y a cantar más el maha mantra. Srila Prabhupada había dicho que si uno no cantaba las 16 rondas estaba enfermo espiritualmente, y yo me sentía enfermo, presionado por esa nube, por esa energía que me envolvía y manipulaba. Volví a las enseñanzas de Srila Prabhupada y todo fue cambiando en mí, me sentí más aliviado, los temores se me fueron, y hoy puedo hablar abiertamente lo que pienso, etc.

Hoy, los que estamos por fuera podemos ver que hay una nube mucho más grande aún que está envolviendo la cabeza de estos dos gurus de Vrinda… y esa es la nube de Maya… Va a ser muy difícil que ellos se sientan humildes y reconozcan sus errores y escuchen advertencias; pero es muy bueno que para todos exista esta oportunidad de aprender a ver todo con otros ojos, con nuevos ojos, con verdaderos ojos a través de la luz de los sastras y de los devotos mayores que tienen buena intención. Qué mejor intención de salvaguardar el legado que nos dejó Srila Prabhupada? Este es el deber y el derecho de todo devoto sincero, fiel seguidor de nuestro amado Srila Prabhupada, Sri Caitanya Mahaprabhú y la sucesión discipular.

ramanya.dasa dijo...

SRI GOURA PURNIMA FESTIVAI
Recordemos Ias instruciones deI Sri Sisastakan de Sri Caitanya Maha Prabhu en especiaI ahora un dia antes de su gioriosa aParicion o manifstacion, recordemos como se canta eI santo nombre Hare Krsna Maha Mantra, con HumiIda,
TaI como dice eI mensaje de , DIFICiI SER HUMiIDE
y sobretodo como dio su mejor ejemIo EI Sen~or
Sri Caitanya Maha Prabhu ,un Buen EjempIo de como debe ser Un
SANYASI

Krishna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Krishna dijo...

Sacado del Ensayo El Bhagavata, Su filosofía ética y preceptos. de Bhaktivinoda Thakur.

Cuando el pensamiento despierta, el pensador ya no es más ignorante y es capaz de obtener una idea absoluta de la religión. Esto es una verdad y Dios lo ha hecho así en Su infinita bondad, imparcialidad y misericordia. El trabajo tiene su recompensa y el ocio nunca será recompensado. “A mayor trabajo, mayor recompensa” - es una verdad útil -. Quien no piensa, debe estar satisfecho con la superstición hasta que despierte y abra sus ojos al Dios de amor. Los reformadores, debido a su amor universal y a que ansían el bien, intentan por unos u otros medios hacer que la gente irreflexiva beba la copa de la salvación, pero estos últimos la beben con vino y caen al suelo bajo la influencia de la embriaguez, porque la imaginación también tiene el poder de hacer una cosa lo que nunca fue. Así es como las maldades de los conventos y las corrupciones de los akras avanzaron. No, nosotros no vamos a difamar al salvador de Jerusalén o al salvador de Nadia por estos males subsecuentes. Queremos Luteros en vez de críticos para corregir esos males mediante la interpretación verdadera de los preceptos originales.



Dos principios más caracterizan al Bhagavata, ellos son la libertad y el progreso del alma durante toda la eternidad. El Bhagavata nos enseña, que Dios nos da la verdad tal como Él se la dio a Vyasa cuando nosotros la buscamos fervientemente. La verdad es eterna e inagotable. El alma recibe una revelación cuando está ansiosa de ello. Las almas de los grandes pensadores de las eras pasadas que ahora existen espiritualmente, se aproximan a menudo a nuestro inquisitivo espíritu y lo ayudan en su desarrollo. De ese modo, Vyasa fue asistido por Narada y por Brahma. Nuestros Sastras, o en otras palabras, los libros del pensamiento no contienen todo lo que podemos obtener del Padre infinito.



Ningún libro carece de errores. La revelación de Dios es verdad absoluta, pero raramente se recibe y se preserva en su pureza original. El Bhagavata, en el capítulo 14 del onceavo skanda, nos aconseja creer que la verdad es absoluta cuando es revelada, pero en el transcurso del tiempo, adquiere el matiz peculiar de la naturaleza de quien la recibe y se convierte en error al pasar de mano en mano de una época a otra. Nuevas revelaciones, por lo tanto, son continuamente necesarias a fin de mantener la verdad en su pureza original. Somos prevenidos de esa manera a ser cuidadosos en nuestros estudios de los autores antiguos, sin importar que tan sabios tengan la reputación de ser.



Aquí tenemos completa libertad de rechazar la idea equivocada que no es sancionada por la paz de nuestra conciencia. Vyasa no estaba satisfecho con lo que había recopilado en los Vedas, arreglado en los Puranas y compuesto en el Mahabharata. La paz de su conciencia no sancionó sus labores. Le habló desde dentro, “¡No Vyasa! No puedes quedar complacido con el cuadro equivocado de la verdad que los sabios de las eras pasadas, te presentaron. Tú mismo debes ir a tocar a la puerta del inagotable almacén de la verdad de donde los sabios anteriores extrajeron su riqueza. ¡Ve! ¡Sube hasta el manantial de la verdad donde ningún peregrino se encuentra con la desilusión!” Vyasa lo hizo y obtuvo lo que quería; a todos se nos a aconsejado hacer lo mismo.



La libertad es entonces el principio que debemos considerar como el regalo más valioso de Dios. No debemos permitirnos ser conducidos por quienes vivieron y pensaron antes que nosotros. Debemos pensar por nosotros mismos y tratar de obtener verdades ulteriores que aún no han sido descubiertas. En el Bhagavata se nos aconseja tomar el espíritu de las Escrituras y no las palabras. El Bhagavata es, por consiguiente, una religión de libertad, verdad sin mezcla y amor absoluto.

Gouri das dijo...

Quería hacer una acotación a mi comentario anterior. No es que quise decir que no estoy en maya o que estoy fuera de la influencia de maya, no. Maya se presenta en todas partes, en diferentes formas, grados y proporciones, hasta en un helado, como bien nos recordó prabhú Astika. Lo que quise decir es que por la gracia de Krishna, estoy fuera de la influencia nefasta de Vrinda y sus líderes, y oro a Srila Prabhupada para que no permita que yo vuelva a caer bajo la energía manipuladora de los gurus falsos y engañadores.

Mark John Chatburn dijo...

De Gopa Krsna Prabhu
(Ex Gopananda - y por favor, no usa mas Mark John - a los otros devotos se citan su nombre devocional - sè que mucho devoto no soy, pero creo que seria mas corecto usar mi nombre espiritual dado por Srila Narayan Maharaj - un verdadero Maha Bhagavata)

Feliz de leer este articulo - intelligente, astuto, directo y formado.

Pasè mucho para salir del otro lado, y no soy mucho para ser sometido y humillado. Fui un lider en la finca Nueva Vrndavan y siempre me criticaron de mis clases, citando demasiado Baktivinoda Thakur y otros mahabhagavatas con un amplio entendimiento de la filosofia ocidental y oriental, versado en muchas temas - demasiado peligroso por los que quieren callar las cosas, y poco a poco me hicieron a lado.

Pureza es la fuerza, utilidad el principio. Siempre les recordè de estes hechos. Si no hay pureza, todo es utilitarianismo. "Oh Señor, deja me ser un instrumento de tu amor" - es muy lindo, pero al fin se convertiò en "Oh Señor, dejarTe ser un instrumento por mis fines nesfastas."

Ellos no sierven a Krsna, solo usan Krsna para servir a ellos - el ultimo y mas grande trampa de maya, lo de pratistha, prestigio, de pensar que uno es Dios, y de usarLo por tus fines, no usar a ti por Sus fines.

Estoy en acuerdo con los que escriben que los que aportan deberian ser mas serios, pero tambien a veces los sentimientos sinceros abren cajas de pandora y salen a flote los sentimentos lastimados, la ira y la tristeza como resultado de la tracion y engaño. He dicho cosas terribles en los momentos sacados, y por eso les pido disculpas.
En Sadhu, Shastra y Guru, si los supuestos sadhus quienes estan confrontando en juicio los que han salido de la verdad, entonces deberian mantener un criterio mas dhira, mas serio, y no mediocra.
Estoy esperando que el ISPBY abra una rama justicial para ayudarme en mi caso. Fito no quiere ir a los medios, no puedo pagar mi abodada, y tambien uno pierde fe en este pais corupto.
Lo que me quede es la esperanza que mi vida se purifica en contacto con los devotos verdaderas, los de Srila Prabhupada y otros devotos puros, y que los que estan actuando en forma incorecto seràn llevado a juicio, sea terrenal o espiritual.
Es nuestra deber exponerlos, pero necesitamos ser mejor personas en el sendero de bhakti para no caer en la critica inutil y degastadora.