martes, octubre 04, 2011

Reporte de Perú

--Haribolo.

Llevamos años relatando aquí en El Tambor las fechorías y el sucio sendero que recorre Jagajivana das, El Gnomo Tenebroso.

Y este año hemos presentado varias notas que relatan cómo El Gnomo se enquistó en Perú, para finalmente adueñarse de ese feudo a nivel GBC, y poder explotarlo a todo lo que dé. Los años siguen transcurriendo y seguro que vio la necesidad de tener garantizada una rentita para sus años dorados.

Sin embargo, la presencia y desmanes de El Gnomo en Perú no se han dado en completa impunidad. Gracias a Krishna, varios devotos locales se han dado cuenta del peligro que representa este abusivo personaje, y han cuestionado sus acciones.

A la redacción de El Tambor empezaron a llegar reportes de alerta sobre Perú. Decidimos que lo mejor sería enviar directamente a Singh Babu --a quien todos ustedes ya conocen--, para que con todos los contactos que tiene, y con sus herramientas de investigación, nos informara sobre lo que realmente está ocurriendo allá.

Babu ya se encuentra en Perú, y recaba testimonios y evidencias sobre este caso, para poner al descubierto a El Gnomo.

En lo que Singh Babu completa su reporte, les damos un adelanto del caso con esta narración que recibimos de Perú:

- - - - -

EL DESPERTAR DEL DIABLO

Hay tres puertas que conducen al infierno: la ira, la codicia y la lujuria. Cada una de ellas tiene su propia carga de signos distintivos.

Cuando vine por cuestiones del destino a Perú, decidí averiguar la historia del país que me abrigaba, y también la historia del Movimiento, en el cual mi fe y mi servicio se destinaba. Traté de ver todo sin prejuzgar y siendo lo más imparcial posible.

Me di cuenta que estaba en un país donde una administración había dado placer a Srila Prabhupada con propiedades cuyo valor hoy en día supera el millón de dólares, programas exitosos y una de las mejores imágenes que el movimiento Hare Krishna tuvo en un país occidental. Había varios negocios propiedad de la institución, cuyas ganancias iban para ella. Un buen número de devotos estaban dedicados a estos programas por el placer de ocuparse en servicio, recibiendo tan solo lo necesario para subsistir.

Luego cambió la administracion. Y a algún iluminado se le ocurrió tercerizar los negocios. Se dieron en alquiler a personas que lograron de la nada tener negocios que, por ellos mismos, jamás hubieran podido desarrollar.

Y el lucro era para ellos, no para la institución. El alquiler que pagaban y pagan por ello, no cubre ni siquiera las necesidades básicas de los programas. La colecta disminuyó dramáticamente en proporción inversa al crecimiento del nivel de vida y los bolsillos de los encargados de los negocios.

Pero no era suficiente. La primer fábrica de Productos Naturales en el continente pasó de ser propiedad de la asociación a una sociedad anónima cerrada. Dos personas sin poner una moneda y sin invertir trabajo y esfuerzo se volvieron accionistas.

La empresa se volvió la manzana de la discordia. Mucho dinero se podía ganar con ella --como bien se dio cuenta Phanideva--, sobre todo fortaleciendo a la competencia de la cual él es dueño, y aprovecho su linea de ventas para enchufar sus productos.

A causa de esto, la misma gente que un buen día --aprovechándose de la confianza que recibió--se apropió de las ideas, fórmulas y contactos de la empresa para poner la suya propia y volverse la competencia más desleal, terminó administrando esa misma empresa.

Amigos de los devotos y gente de fuera con quienes hablé del tema, se han asombrado e indignado al conocer los hechos, y peor aún al saber que esas mismas personas son las que ahora manejan a su antojo no solo esa misma fábrica sino también el restaurante Govinda.

No entienden qué tipo de moral y ética practicamos al permitir algo de esa naturaleza. Porque todo esto requería del permiso de las autoridades morales y administrativas. Y no hubo dificultad para ello... porque ellos mismos eran la autoridad.

--Hola, soy Jagajivana, El Gnomo Tenebroso, y el diablillo molestoso.

Entonces llegó un devoto llamado Jagajivana. Persona extrovertida, de buen humor, que fue recibido (incluso por mí) con los mejores ánimos para solucionar los problemas de liderazgo local.

Jagajivana calibró habilmente el ambiente. Detectó quiénes debián ser amigos, quiénes socios, y quiénes debian ser descartados. Su lema fue: "Entro como aguja, salgo como arado". En su tercer viaje se volvió accionista de lo que fuera el principal negocio de la institución. Se volvió socio de quienes son la principal competencia de nuestros negocios.

Jagajivana coordina todo de tal forma que su posición hiciera recordar a la de un acarya zonal. Ecos de su pasado aparecen. Su probidad administrativa no solo es puesta en jaque. Se desvanece en una ola de notorios desaciertos.

Surgieron los síntomas de la codicia. Incluso se cometieron delitos contra la fe pública (y la de los devotos). El GBC designó una comisión investigadora. Pero en lugar de aceptar la evidencia, tomaron en cuenta los artilugios legales para salvar la situación. Pero con esto se demostró que no hay escrúpulos. El poder ha corrompido nuevas víctimas. Y todos nosotros nos hemos vuelto responsables mientras sigamos diciendo amen al status quo actual.

La historia es bien curiosa. La conozco bien porque yo trabajaba allí. El gerente en aquel entonces --Laksmipati, quien junto a Daru Krishna fueran creadores de la firma-- aportaba 1,200 dolares mensuales por el alquiler de la empresa, artilugio creado años atras por parte de quien fungiera como accionista sin legalmente serlo (Premvikash).

La empresa mejoró (luego de funestas administraciones anteriores, entre otras la del propio Phanideva) sus empaques, su sistema de distribucion y pedidos, y la calidad de los productos. Se levantó la venta horizontal, y los devotos involucrados en la gerencia trabajaban por amor al arte, en beneficio de un objetivo superior.

--No problem. Hay business para todos.

Claro, la competencia (Phanideva y Gangamayi) habían comenzado a importar carne de soja (de malísima calidad), con la ayuda de Premvikash. Y no fue una vez. Luego en las importaciones aparecieron Ekanatha Goura y Gopal (hijo de Phanideva, y socio en el negocio de uno de los sirvientes mas conocidos del GBC local).

Había que encontrar una forma de distribuir la carne de soja. Y las ventas de Gopal no ayudaban. Había que tomar Govinda.

Se contrató por parte de Premvikash una contadora (amiga de Yamunesvara, brazo derecho de Gangamayi) para hacer una auditoría. Auditoría innecesaria, hecha por una contadora inhabilitada por el Colegio de Contadores del Peru, cuyos resultados sirvieron de apoyo para el futuro golpe de estado.

Tan interesante fue su trabajo, que ella misma queria quedarse con la empresa. Había potencial, no para darle a Krishna, sino para llenarse los bolsillos.

Apareció entonces Brahmadeva. Ese devoto vuelto seguidor de Sai Baba era la carta distractiva. Con la idea de capitalizar la empresa a traves de él, se presionó salvajemente al gerente. Se le obligó a renunciar. Pero Brahmadeva no se volvió gerente. ¡Como por arte de magia apareció Gangamayi! Ya la habían puesto como la presidenta del movimiento (con una declaración legal bajo juramento donde se decía que su maestro, Jayapataka Swami, firmó su nombramiento. Claro, Maharaja estaba en India, ¡y ella dijo que estaba en Perú! ).

Ahora tenía el negocio para meter su carne de soja. La puesta en escena ya había sido completada hábilmente. En el golpe de estado, yo estaba ahí. Jagajivana quien orquestaba todo, lo hizo de tal forma que me hacía recordar el proceder de un general nazi. En un abrir y cerrar de ojos los devotos sumisos le dieron el dinero, las llaves, todo. Él estaba radiante. Nos sentíamos violados.

Luego, vino la presión a los empleados. Nadie quería a Gangamayi, nadie lo quería a él. Nos fuimos solo tres. Mi honor me impidió trabajar para esta gente. Los productos bajaron nuevamente de calidad. La venta horizontal desapareció prácticamente. Los almacenes se vaciaron. Pero sacar la carne de soja a través de la marca Govinda da una ganancia de mucho dinero, que obviamente no va para las Deidades.... sino para el grupo de importadores-autoridades-socios.

Ecos del pasado de Jagajivana aparecen.

Me tomé la molestia de investigar muy seriamente si semejante comportamiento había ocurrido en el pasado. Contacté a devotos argentinos, peruanos, chilenos y norteamericanos. TODOS tenían la misma opinión de él, y las historias que contaban eran increíbles.

En Chile su recuerdo es funesto. Allí el gobierno terminó cerrando el Movimiento luego de una larga campaña periodística iniciada por uno de estos devotos quemados (discípulo de Prabhupada) por las cuestionables actividades de Jagajivana das. Eran actividades como hacer pasar embarques de ropa y zapatos de mujer como donación aprovechándose de la institución y sus facilidades, para hacer sus propios negocios (hablé con varios chilenos que me confirmaron esto).

Otro discípulo de Prabhupada sostiene que Jagajivana en forma visceral que le sacó 30 mil dólares de una herencia, y ni un centavo de ese dinero se uso para comprar algo en Chile. Todavía busco a un discípulo de Prabhupada chileno que me diga algo positivo de Jagajivana.

Sus pasatiempos continúan: Comandó grupos de colecta en Europa de tristísimo recuerdo, de comportamiento repudiable en los templos que se quedaban. Quienes atestiguan los hechos hablan de personas con las cuales nadie en su sano juicio compartiría un asrama.

--Son puras mentiras. Yo solo me sirvo a los devotos.

Su espíritu comerciante lo llevó a vender gato por liebre en Europa y EUA, con el tema de la lana de alpaca. Quizá en Nueva Orleans le estén haciendo vudú en este momento.

Testigos de esa época aseguran ante lo más sagrado que Jagajivana dio un pésimo ejemplo mientras visitaba los templos siendo GBC y sannyasa, pues no asistía a los programas, no cantaba rondas, y se burlaba de todo el mundo.

Jagajivana utilizó a devotos de los templos y congregación para que le vendieran su mercadería, organizando incluso maratones para eso (aquí en Perú quien era el tesorero en esa época da testimonio de eso).

La GBC finalmente removió a Jagajivana de su puesto. Pero eso fue antes de enterarse que tenía una mujer en Paraguay, a donde viajaba siendo sannyasa, según él a predicar.

Ahora Jagajivana va en su tercera esposa. La segunda de ellas no acepta su versión de los hechos que llevaron a la separación. Como la GBC pregona proteger la honra de nuestras devotas, no le creyeron sus denuncias considerando que estaba despechada. La próxima vez que vea una devota en problemas, la sugerencia es que eviten esta gente y consulten un abogado.

Ese mismo Jagajivana das es ahora el representante del GBC en el Perú. ¿Cuales fueron sus méritos recientes para ganarse ese puesto? Este es uno de los pocos países en el mundo donde semejante personalidad --con un pasado así de negro y sin haber conseguido ningún resultado significativo en términos de predica o servicio en el lugar donde vivió en los últimos 23 años-- es aceptada y respetada sumisamente como una autoridad.

Mientras espero que el GBC tome esta vez la decisión acertada, comparto mi asombro, mi indignación y mi estupor por el presente del movimiento en Perú.

Cada uno de nosotros tiene una responsabilidad histórica. Debemos elegir si nos gusta lo decente, lo moral, lo religioso, o todo lo contrario. Pareciera que hay que ser valiente para ser religioso. Hay que tener suficiente información y comprensión de los hechos y de la filosofía para darse cuenta que los enemigos del Movimiento de Prabhupada son quienes dicen defenderlo. Para la mayoría de devotos hoy en día en el Perú no es nada difícil tener ambas cosas para tomar la posición correcta. ¿Qué es lo que les pasa? ¿Por qué tanta desidia? ¿No tienen un poco de amor por todo lo que se hizo durante tantos años?

Debemos conquistar tal enemigo con el ejemplo de Arjuna. No hay que dudar. La duda es la madre de la estupidez, y causa indignación e incomodidad a todos quienes nos debemos en salvar ISKCON, salvar nuestra fe, y dar esperanzas a las generaciones que están por venir.

--HBD

7 comentarios:

haripadre dijo...

Historia de terror al mas vivo estilo hollywoodense, con guion de Stephen King. Y luego se preguntan por què los templos estan solos y a los devotos los llaman locos sectarios???

haripadre dijo...

Vuelven los recuerdos con funestos personajes de igual calaña: Kirtananada, Babananda maharaj, Bhadrinarayana prabhu y tantos otros que han colaborado con la historia negra del Movimiento. Lo peor del caso es que en Perù actualmente sucede esto y no hay ni como pararlo. Bhadrinarayana ha sido extraditado de varios paises en medio de grandes escandalos, ha pagado fianzas para salir de la carcel con ayuda de su discipulos, quienes de paso aun creen en su inocencia y todavia hoy escuchan sus platicas de Bhagavatam. Hay algo de exraordinario entonces con lo que pasa en Perù?? En realidad es la misma gata pero revolcada.

Radha Krishna das dijo...

Para deloscerros:
Por favor pon tu comentario relacionado con la nota "La fórmula de la paz" precisamente en esa nota, y no dentro de la nota sobre Perú.
Gracias.
RK

deloscerros dijo...

disculpa Prabhu Radha Krishna ya la puse en su lugar gracias
M.

hari bolo dijo...

la situacion del yatra peruano no es de cuanto a acabr sera que se vienen tiempos muy malos para iskcon peru. pues en sudamerica ya es casi que iskcon esta desapareciendo si van a sus templos ya no hay devotos y los que hay no tiene mucho entusiasmo de continuar predicando que lastima.

hari bolo dijo...

me horroriza saber como le taparon tantas cochinadas a tantos supuestos gurus, y lideres de iskcon , ultimo el caso de umapati das ex swami hasta el tan caido ex bhakti abhay caran swami y ahora este nuevo gbc del peru jagajivan en que cosa tan podrida es tan metidos alla en el peru,es realmente al parecer una pelicula de mafiosos pero vestidos de vaisnavas.

astika das dijo...

¡Que haga todas esas cosas el Gnomo Tenebroso no es nada extraño! Lo extraño es que el autor del Reporte de Perú aún siga extrañándose de lo que ya es normal, y de que espere que las cosas se mejoren en ISKCON. Esta actitud de esperar mejoría en una organización que está podrida hasta sus raices es completamente asombroso. He venido sosteniendo este punto de vista desde hace 20 años pero parece que nadie escucha.
Esta actitud es tanto como esperar que las cosas en vez de empeorar mejoren con el avance de Kali Yuga. Haribol!