lunes, octubre 18, 2010

Más sobre el Rathayatra 2010


[Recientemente Astika das publicó aquí en El Tambor Rugiente una nota sobre su participación en el último Rathayatra de la ciudad de México. Ahora Astika presenta observaciones adicionales sobre sus experiencias durante el festival.]

por Astika das

Los discípulos de Srila Prabhupada no somos bien vistos en ISKCON. Por esa razón, cada vez es más raro ver discípulos de Srila Prabhupada en los festivales de ISKCON, y la octava edición del Ratha Yatra no fue la excepción. Los discípulos de Srila Prabhupada asistentes a dicho festival podían contarse con los dedos de la mano. A pesar de que soy discípulo iniciado de Srila Prabhupada, que hice mucho sankirtan y que fui el director del Gurukula (casa del maestro espiritual) ocho años, durante el Ratha Yatra me sentía como si fuera un intruso al lado de los discípulos de Hridayananda das Goswami y Guru Prasad Swami. Es mentira que Srila Prabhupada construyó una casa en la cual todo el mundo puede vivir. En ISKCON solamente pueden vivir los devotos que sigan ciegamente a los líderes actuales.

Los tres carruajes gigantescos que en breve iban a transportar a Sus Señorías --Jagannath, Su hermana Subadra y el Señor Balaram--, estaban aparcados en la glorieta de La Palma, en la esquina de Paseo de la Reforma y Río Rhin. A las 10 de la mañana del sábado 25 de septiembre, en el sitio donde comenzaría el desfile, sólo se veía a un puñado de devotos. El día estaba nublado, y yo --internamente-- le pedí al Señor Jagannath que le ordenara a Indra mantener el cielo despejado para que Su Festival fuera todo un éxito.

Parece que el Señor Jagannath me escuchó, porque el cielo se despejó y los devotos jubilosos bailaban y cantaban Hare Krishna mientras los tres carruajes se desplazaban majestuosamente por la avenida Insurgentes. El desfile lucía espléndido cuando llegó a la calle Michoacán, y allí pude ver a mi esposa --Bimala devi dasi-- en un aparente éxtasis mientras brincaba con las manos en alto al ritmo de la música, su punjabi completamente sudado por tanto movimiento. Al verla, sentí por ella una mezcla de pena y ternura. Se supone que ella no debería asistir al Ratha Yatra pues es discípula de Srila Sridhara Swami, y los devotos de ese grupo --el Sri Caitanya Saraswath Math-- tienen prohibido asistir al Ratha Yatra.

Sin embargo, ella ni entiende ni acepta ese tipo de prohibiciones. Ella considera que los devotos son devotos, y que no deben existir divisiones entre ellos. Lo malo es que sí hay divisiones y no conocerlas es pecar de ingenuidad. En estos tiempos es pecaminoso ser ingenuo. Como mujer sencilla y bien intencionada, mi esposa --como muchos devotos de Krishna-- merece ser guiada por líderes honestos. Pero ella no alcanza a comprender que en el Movimiento del Señor Caitanya hay actualmente muchos impostores, y que Srila Prabhupada se refería a ellos como kalichelas, que quiere decir discípulos de Kali Yuga. Por lo tanto, el devoto no puede omitir la facultad de discriminación. De hecho, el devoto debe discriminar mejor que el karmi.

DISCRIMINAR NO ES UNA VIRTUD, ES UN ARTICULO DE PRIMERA NECESIDAD

Sin embargo, para la mayoría de los devotos la discriminación brilla por su ausencia. Por ejemplo, si alguien se propusiera embaucar a mi esposa, le bastaría con vestirse de color azafrán, ponerse tilak en la frente y dejarse crecer la sikha. Luego abordaría a mi esposa y le diría: “Mataji, Prabhu Astika siempre anda con los karmis; él está en maya. Toda su familia se irá al infierno porque en El Tambor Rugiente su esposo ofende a los devotos. Mejor abandónelo, salve a su familia, y déle su casa a los devotos para glorificar a Krishna como es debido”. Al día siguiente de seguro yo tendría que dormir en la calle pues ella ya le habría regalado la casa a ese engañador.

Y como en el caso de mi esposa, abundan los devotos bien intencionados. Sin duda, ellos merecen de ser guiados correctamente. Sin embargo siempre están en el peligro de caer en manos de líderes sin escrúpulos.

EN REALIDAD, ¿EXISTEN MOTIVOS PARA TAL EXPLOSION DE JÚBILO?

La celebración del Ratha Yatra es en realidad algo muy extático. Días antes del festival, el Señor Jagannath sufre un resfrío y es resguardado en Sus aposentos. Y cuando se recupera, los devotos lo sacan a pasear por la calle. Tan sólo por mirar el tumultuoso y colorido espectáculo, los transeúntes obtienen un beneficio espiritual, que técnicamente se llama ajñata sukriti. En términos coloquiales, el festival produce una catarsis colectiva. El humor de la gente se modifica. Por lo común, ellos salen a la calle en su afán de ganarse la vida; mas el día del Ratha Yatra rompen con sus tradicionales condicionamientos para bailar y cantar. Sin embargo, aparte del significado esotérico del festival, Srila Prabhupada consideraba el Ratha Yatra un programa estratégico para hacer nuevos devotos.

Mientras Srila Prabhupada estuvo entre nosotros, ISKCON en realidad era un paraíso. Pero tan pronto como terminaron sus pasatiempos terrenales, las cosas paulatinamente se comenzaron a descomponer. Las cosas se descompusieron tanto, que ISKCON ha quedado completamente desfigurado. De ser una sociedad liberadora, pasó a ser una sociedad castrante, disfuncional y represiva. Debido a su impericia, los novicios (bhaktas) son incapaces de detectar ese cambio y sus líderes tratan de justificar esa disfuncionalidad con argumentos tales como: “Prabhu, ISKCON no está mal, el que está mal eres tú". "Prabhu, en realidad ISKCON es un oasis pero tus anarthas te impiden ver ese paraíso”.

--Chin. A ver si aparecen nuevos reclutas.

El bhakta se frustra porque cree que sí existe el néctar, pero que es incapaz de captarlo. Trata de encontrar néctar donde no lo hay, y se frustra por ser tan inútil de no poder servir a Srila Prabhupada. Algunas veces se blupea, pero ha habido casos de devotos que hasta se suicidan. Es altísima la rotación de devotos de ISKCON en todo el mundo. Para los líderes, estos devotos sólo son artículos deshechables. Los utilizan dos o tres años, y luego los tiran.

LOS KARMIS SON MÁS HUMILDES QUE LOS DEVOTOS

Recientemente, en la televisión norteamericana apareció una entrevista en Seattle a Radhanath Swami, uno de los principales líderes de ISKCON. Estaba de visita promoviendo su libro "El Viaje a Casa", una autobiografía desde sus días de niño karmi judío pasando por todas sus experiencias espirituales. Varios devotos me habían pintado a este swami como si fuera un semidios. Y cuando vi su imagen en la pantalla me di cuenta que en muchas ocasiones anteriores ya me había topado con él. Radhanat Swami es tan insignificante como cualquiera de nosotros. Pero ISKCON le puso su sello en la frente, y le hacen creer a todos los devotos que es un semidios. Los entrevistadores, un típico gringo güero grandote y una dama de aspecto oriental, ambos en sus cuarentas --a pesar de ser unos "buitres" (como mi esposa le llama a los comedores de carne), borrachos, mundanos y frívolos-- resultaban mucho más simpáticos y agradables que el sannyasi entrevistado.

--Soy muy humilde, y no tengo nada que ver con los Krishnas.

Durante la entrevista, Radhanat Swami resultaba todo un hígado, un personaje absorto en sí mismo, con ínfulas de salvador de la humanidad. Los entrevistadores actuaban con naturalidad, mientras que Radhanath Swami se sentía Su Divina Garza, superior a sus entrevistadores. Qué diferencia con la naturalidad que caracterizaba a Srila Prabhupada.

Pero lo peor fue el contenido de la entrevista. A pesar de que Radhanath es uno de los grandes líderes de ISKCON, jamás mencionó a Krishna, ni al Mahamantra, ni a Srila Prabhupada, ni al movimiento Hare Krishna. Sólo hablaba de sí mismo, de sus aventuras, de su anhelo por experimentar diferentes tradiciones, y de la importancia de amar y ser amado. Al final como que quiso decir algo más profundo, y declaró que cantar mantras es bueno. Y claro, para que no lo confundieran con los Hare Krishnas, decidió no ponerse tilak en la frente para la entrevista. Con gurus así, ¡para qué necesitamos karmis!

LOS NUEVOS GURUS CAPITALIZAN LA IMAGEN DE SRILA PRABHUPADA

La octava edición del Ratha Yatra se debió haber llamado "El Ratha Yatra de los Discípulos de Hridayananda". En el pabellón principal de la explanada del Parque México se destinó un espacio exclusivo para los VIPs de ISKCON, y --a excepción de unos cuantos discípulos de Guru Prasad-- la mayoría de esos VIPs eran discípulos de Hridayananda.

Mi hermano espiritual Ksiti Mohan me confirmó algo que yo ya presentía, que los nuevos gurus de ISKCON cada día relegan más a Srila Prabhupada. En el nuevo ISKCON, Srila Prabhupada está pasando a ocupar un segundo plano. “Ellos --Ksiti Mohan me dijo, refiriéndose a los nuevos gurus-- están sacando de la jugada a Srila Prabhupada". “En sus conferencias lo mencionan como algo insignificante. Es sólo como una especie de adminículo que ellos utilizan para satisfacer sus propios intereses. Lo glorifican pero en forma manipulativa”. En los comentarios de Ksiti Mohana detecté una profunda insatisfacción. “Nomás fíjate --dijo Ksiti Mohan-- ya llevamos aquí sentados cerca de dos horas, los dos somos discípulos de Srila Prabhupada, y sin embargo nadie nos pela". Pero si hubiera llegado algún líder oficial de ISKCON --aunque fuera un swami pornográfico como Gunagrahi, o un homosexual en activo como Paramgati, o un monta-hermanas-espirituales como Satsvarupa-- les hubieran dado infinidad de atenciones.

Con su dedo índice, Ksiti Mohan señaló hacia el centro de la explanada del Parque México, y dijo: “Mira, ahí hay una cita de Hridayananda”. Hice un esfuerzo para alcanzar a leer la frase inscrita en un pendón colgado de un tubo:

/ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ o ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ \

SOLAMENTE
UNA REVOLUCIÓN CULTURAL,
UNA NUEVA
VISIÓN ESPIRITUAL,
UN NUEVO
CONCEPTO DE LA REALIDAD,
PODRÁ SALVARNOS.

\ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ o ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ ~ /

La cita aparece firmada por Su Santidad Hridayananda Goswami. ¡Qué sarta de tonterías! Esta cita en realidad no significa absolutamente nada. O como diría la sapientísima madre Tulasi, la viuda de Prabhu Gourachandra: "Eso es puro Cha-La-La-La-La, La-La, La-La”.

Citas similares fueron escritas por montones durante la revolución estudiantil de 1968, citas cuya singular característica es su absoluta vacuidad: “Haz el Amor, no la Guerra”. Son citas que bien podrían atribuírsele al ocurrente ex-presidente de México Vicente Fox. A diferencia de esto, las citas de Srila Prabhupada encierran una propuesta concreta: “No somos este cuerpo”, y “Canta Hare Krishna y sé feliz.”

DE VUELTA RATÓN

¿Por qué en vez de hacer citas vacuas, Hridayananda no mejor recomienda leer los libros de Srila Prabhupada, su propio maestro espiritual? Los tres conceptos que abarca la cita de Hridayananda, a saber 1) La revolución cultural, 2) La nueva visión espiritual, y 3) El nuevo concepto de la realidad, ya están comprendidos en El Bhagavad-gita Tal Como Es, y en El Srimad Bhagavatam. Entonces, ¿para qué se toma la molestia de recomendar esos enunciados tan amplios y tan difíciles de comprender, si de manera sencilla ya están explicados en los libros de su maestro espiritual? ¿Por qué quiere para si mismo el reconocimiento que le corresponde a su maestro espiritual?

Esa actitud revela un afán desmedido de reconocimiento, y una crasa ignorancia del funcionamiento de nuestra línea de sucesión discipular. La confusión que manifiesta el comportamiento de Hridayanada se refleja en la confusión de sus discípulos, quienes, orgullosos, cuelgan un pendón con una cita que --en vez de exaltar-- desacredita a su gurudeva.

Había otro pendón, en este caso con una cita del mismísimo Guru Prasad Swami. Decía algo así como: "Gracias Srila Prabhupada por enseñarnos a evitar la violencia contra los animales". Lo curioso del caso es que Srila Prabhupada no hacía mucho énfasis específico en evitar la violencia contra los animales. Eso vendría automáticamente al volvernos devotos de Krishna.

Pero lo más irónico del asunto está en el hecho de que mientras Guru Prasad habla en contra de la violencia hacia los animales, se dedicó por años a cometer violencia en contra de Sanat Kumara intentando robarle su casa, y en contra de los devotos de Costa Rica tratando de correrlos de la finca donde existe un programa agrícola de Srila Prabhupada. Todo lo anterior simplemente para sentir en sus manos los millones de dólares que hubiera obtenido de su venta. Eso nos hace pensar que Guru Prasad Swami considera a todos estos devotos menos que animales, pues sí se da el lujo de ser violento con ellos. ¡Jaya Gurudeva!

En medio de todo esto, no había ningún pendón con citas de Srila Prabhupada. No vi ninguno, aunque los busqué. Quizá Srila Prabhupada no sea relevante en el ISKCON de hoy, excepto cuando sirve para darle credibilidad a los nuevos líderes.

"LOS MARCIANOS LLEGARON YA. Y LLEGARON BAILANDO CHA CHA CHA"

En el Sampradaya Sun y en El Tambor Rugiente se han publicado artículos que denuncian el comportamiento frívolo y mundano --completamente alejado de la etiqueta devocional-- de Hridayananda das. Por lo tanto, podemos deducir que cuando él habla de revolución no se está refiriendo a las enseñanzas de Srila Prabhupada, sino a la necesidad de rechazar precisamente dichas enseñanzas por considerarlas obsoletas. Según Hridayananda, la postura sumisa y rígida que recomiendan las escrituras debe ser rechazada, y en su lugar se deben aplicar los dictados de nuestra mente veleidosa. Esas parecen ser las enseñanzas revolucionarias de Hridayananda.

Srila Prabhupada le recomendaba a sus discípulos someterse rígidamente a las instrucciones del guru. Cuando en una ocasión alguien glorificaba a Srila Prabhupada por lo que él había logrado en Occidente, él respondió humildemente: “Yo no tengo ningún mérito. El único mérito que hay en mí es haber seguido al pie de la letra las instrucciones de mi maestro espiritual". Realmente, lo que Srila Prabhupada hizo en Occidente en tan poco tiempo es algo colosal. Sin embargo, él jamás se consideró superior a Srila Bhaktisiddhanta. En cambio, recientemente Hridayananda das Goswami hizo declaraciones en las que se jacta de ser más importante que su maestro espiritual.

¡QUE CAMBIOS TIENE LA VIDA!

Los que conocimos hace muchos años a Hridayananda das Goswami sabemos que él era un hombre completamente entregado a Srila Prabhupada (o como se dice en la jerga devocional, él era un "Prabhupada man"). Pero, inexplicablemente, su comportamiento cambió tanto que nos hace recordar el dicho budista: "Si encuentras al Buda, ¡mátalo!". Si encuentras a Srila Prabhupada, ¡mátalo!. Hay que matar al guru para volverse guru uno mismo. Mas ese criterio no es aplicable en el sendero devocional. En el sendero devocional, el discípulo --voluntariamente-- se convierte en el esclavo de su gurudeva.

Cuando Hridayananda das Goswami habla de revolución, probablemente se está refiriendo a que en el pasado él reprobaba el sexo desordenado aún entre parejas heterosexuales, pero ahora sanciona el matrimonio entre homosexuales. En el pasado él calificaba a las universidades de ser mataderos de cerebros, pero ahora se siente muy orgulloso haber estudiado Harvard y dar clases en la universidad de Gainesville.

LA BANDA VIAJERA DE KARUNA SINDHU

¿Era de motu propio o sólo estaba siguiendo instrucciones Mahasankarsana das cuando irrumpió en medio del jolgorio del desfile de la octava edición de El Ratha Yatra para amonestar a Karuna Sindhu y a sus asociados?

Karuna Sindhu fue iniciado por Guru Prasad Swami. Vivió en ISKCON durante algún tiempo, pero se cansó de ver que muchas cosas que se dicen en teoría no se siguen en la práctica. Decidió marcharse de ISKCON, y formar su propio grupo.

Karuna Sindhu y su banda de sankirtan se dedican a distribuir los libros de Srila Prabhupada. Bueno, no exactamente los libros de Srila Prabhupada, pues les hacen sus ciertas modificaciones a los textos originales para que ISKCON no los pueda demandar por violar los derechos de autor. Por falta de recursos económicos, imprimen sus libros en papel revolución. Y viajan en varias partes del país en su afán por distribuir estos libros. No pertenecen a ISKCON, pero no por eso no son devotos de Krishna. Predican acerca de las enseñanzas de Prabhupada, acerca de Krishna, pero no están de acuerdo con el funcionamiento de ISKCON.

Karuna Sindhu y su banda asistieron al Ratha Yatra con la intención de glorificar al Señor Jagannath. Se supone que es auspicioso participar de cualquier forma en la celebración del Festival de los Carruajes Gigantes. Esto es tan auspicioso que por sólo por jalar las cuerdas de los carruajes, o por bailar frente de la Deidad, o por mirar los ojos sonrientes del Señor Jagannath, se logra la liberación del embrollo material.


Días antes de que se celebrara El Festival de los Carruajes Gigantes, circuló un volantito en el que los líderes de ISKCON solicitaban donativos para financiarlo. De acuerdo con el mencionado volantito, se necesitaban recabar 400,000 pesos (unos 30,000 dólares) para cubrir los gastos de la celebración.

--Querido Srila Prabhupada, corrí a Karuna Sindhu del festival porque me cae gordo.

Karuna Sindhu y los miembros de su banda --muy quitados de la pena-- bailaban y cantaban en éxtasis. Repentinamente irrumpió Prabhu Mahasankarsana y, con sus acostumbrados buenos modales, los conminó a que ahuecaran el ala, pues no tenían derecho a glorificar al Señor Jagannat porque no habían cooperado con donaciones para la realización del festival.

PROHIBIDO ASISTIR

--No vayas al Ratha Yatra, pero cómprame este librito.

Era sabido que los devotos de la línea de la Sri Caitanya Saraswath Math tienen prohibido asisitir al Ratha Yatra. Lo que no se sabía es que Paramadwaiti Swami ya también le prohibió a sus discípulos y seguidores participar en ese festival. Eso me lo dijo mi propia esposa, la Mataji Bimala, fiel admiradora del Osito Cariñosito y conocedora de los tejemanejes de Vrinda. Cuando le señalé a ella la presencia en el Festival de un miembro de Vrinda, ella dijo que estaba aquí de contrabando. Así que el aparente éxtasis que experimentan los devotos que jalan las cuerdas de los Carruajes que transportan al Señor Jagannath, a su hermana Subadra y al Señor Balarama, oculta lo que verdaderamente hay en los entretelones de la devoción --los golpes bajos, la rivalidad, y en fin las mismas pasiones que caracterizan las actividades de los karmis.

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS

Yo me incorporé al desfile en Insurgentes y Michoacán, apenas unos metros antes de la explanada del Parque México, que era el punto final del desfile. No me sentía parte del jolgorio. Más bien me sentía como un intruso. Cuando participe en el Ratha Yatra de Nueva York en 1976, o pocos años después en Mumbai, me animaba otro tipo de sentimiento. Realmente pensaba que el movimiento Hare Krishna estaba transformando al mundo. Pero ahora toda la algarabía de los devotos me parecía una completa farsa. Y las mismas arbitrariedades, con ciertos matices, suceden en las otras misiones de los devotos.

Glorificar al Señor Jagannath está bien, pero acarrear gente inocente al matadero de espíritus que es en lo que se ha convertido ISKCON es otra cosa muy diferente. Me sentía mal de participar en esa farsa. En realidad, ¿hay ahora razones para celebrar? El Gurukula de ISKCON (casa del maestro espiritual), el cual yo dirigí durante 8 años, ya no existe; la finca campestre, otro proyecto muy apreciado por Srila Prabhupada pues ofrece la posibilidad de practicar vida sencilla con pensamiento elevado, ya tampoco existe; la distribución masiva y formidable de libros que hubo en el pasado ha ido menguado sistemáticamente.

EL CARLOS SLIM DE LA DEVOCIÓN

Mi esposa me vio y me pidió que le entrara al kirtan, pero yo me escurrí. Me sentía completamente ajeno a todo ese aparente jolgorio. En vez de meterme al kirtan, me puse a jalar la cuerda del carruaje que transportaba al Señor Balarama. Enfrente de mí, Durlabha Prabhu también jalaba la cuerda. A mí, Durlabha Prabhu siempre me ha intrigado. R.K. le llama el "Carlos Slim de la devoción", porque con sus recursos económicos igual coopera generosamente con el Caitanya Math, con el Sri Caitanya Saraswath Math, con la misión de Narayana Maharaj, con ISKCON, etc. No hay absolutamente ninguna discriminación. Durlabha Prabhu le entra parejo con todos.


A mÍ me parece que esa magnanimidad no es parte de la cultura vaisnava. Claro, el vaisnava es generoso, pero concentra toda su atención en la misión de su guru, y no anda disperso. Mi esposa dice que pienso así porque soy envidioso de Durlabha. Me han comentado que el hecho de que Durlabha Prabhu desparrame su energía en tantas direcciones le ha provocado enfermedades. Eso a mí no me consta. Son cosas que me cuentan los devotos mas no Durlaba Prabhu, pues a pesar de que ambos hemos estado en la misión de Srila Prabhupada durante más de 30 años, en todo ese tiempo habremos cruzado cuando mucho 20 ó 30 palabras.

GURU PRASAD: LÍDER MÁXIMO DE LA OCTAVA EDICIÓN DEL RATHA YATRA

En la presencia de Guru Prasad, en vez de alegrarme me inhibí. Yo suponía que él se sentía incómodo conmigo por lo que yo acababa de escribir acerca de él en El Tambor. Pensé que sus discípulos también se sentirían incómodos por lo que yo he estado publicando en El Tambor. Cuando le ví por primera vez me escurrí para no cruzarnos. Pero poco tiempo después el destino nos puso frente a frente. Él se hallaba junto a los sanitarios portátiles instalados para el festival. Se le veía impaciente, incómodo, pues tenía las manos "contaminadas" por haber usado el retrete y no había agua. Y tampoco había traza del bhakta que había ido por un balde con agua.

Pensé en ser como el escritor norteamericano Norman Mailer, y cuestionarlo acremente: “¿Qué opinas de los artículos de R.K. en El Tambor?". Pero yo no soy Norman Mailer, y estoy muy lejos de las valentonadas de esas personalidades desinhibidas. Más bien soy un tímido bhakta mexicano.

Mi timidez natural me impidió revelar mi mente. Él sólo mencionó lo obvio: Que acababa de salir del retrete, y que esperaba a alguien que había ido por un balde con agua. Luego, sin ninguna convicción, expresó: “Después nos vemos”. Pero en sus palabras no había sinceridad. Hablaba no para comunicarse conmigo sino para ocultar sus verdaderos sentimientos. Probablemente no nos veíamos desde hacía un año, y muy probablemente pasará mucho tiempo antes de que nos volvamos a ver.

3 comentarios:

Gourasundara Das dijo...

Hare Krishna Prabhu Astica.
Todas las glorias a Srila Prabhupada!
Acepta por favor mis humildes reverencias.
En realidad yo no me atrevería a decir que fue mentira que Srila Prabhupada creó una casa en al que puewde vivir todo el mundo y solo la hizo para los actuales impostore y usurpadores . yo no creo que esa fuera la intención de Srila Prabhupada. Srila Prabhupada dijo el amor por mí lo demostraran trabajando juntos. Y eso es lo que pasa que el "ISKCON" de hoy no es el ISKCON que formó Srila Prabhupada. Otra critica constructiva que le haría a tu artículo es que siempre mete mucho a su esposa, me parece que le da mucha importancia. Disculpe si he cometido alguna impertinencia. por favor perdone mis ofenzas y concédame sus bendiciones. Atte. Gourasundara Das.

Escuela Nacional dijo...

Hola, buenas noches.

Es bueno leer todo esto del tambor, y lo hago continuamente.

Pero en el articulo del 8vo ratha yatra, en un fragmento donde habla ksti mohan, dudo mucho que sea su forma de expresarse, no dudo de la veracidad de la conversacion, pero no creo sea del todo veridica y mucho menos por que no es su forma de expresarse y hablar, lo conozco hace ya 20 años y nunca le eh visto asi, ni en las peores situaciones, yo creo ese es màs el vocàbulario de usted. Su forma de hablar, mas al estilo "barrio" y picosita, tipica de prabhu "Astica". pero gusta, claro. Por eso, somos asìduos asistentes de este buen blog. Hasta pronto.

Arturo dijo...

Era la primera vez que yo asistía al desfile de los carros gigantes y allí cocí al monje que le hicieron la grosería de correrlo, no recuerdo el nombre que me dijo, pero lo poco que hable con el me agrado mucho, muy sencillo manifestaba una luz muy particular. Y más me sorprendió como reacciono, cuando lo estaban corriendo, la vibra se transformo en esos momentos y el solo con una sencillez y una muy bonita vibra abraso a su hiriente agresor que se veía oscuro y sin que le afectara el siguió bailando. Todos los que estábamos cerca nos sorprendimos. Que bonita lección recibí de el.
Me podrían decir como puedo contactarlo y me podrían decir quien es y que hace.