viernes, mayo 21, 2010

A Javier Pera

"No existe perfidia mayor que la impostura".
--Giacomo Machiavelli. El Príncipe.

Javier Pera, a.k.a. Yadunandana Swami

CARTA ABIERTA

a Javier Pera
(Yadunandana Swami)

por Prahlad Alfageme
(desde Mayapur, India)

Por más que los tiempos que corran sean proclives a canonizaciones baratas y beatificaciones precoces, debo confesarte sin rodeos que nunca fuiste santo de mi devoción.

Te daré las razones.

Cuando uno se arrima a un almendro y la primera que prueba le sale amarga, lógicamente no le quedan ganas de probar ninguna más, porque ya se percató de su naturaleza.

Tu primera almendra amarga me la comí dos días después de mi llegada a Brihuega, hace veintitantos años. Compartiamos mesa juntos, al momento de tomar prasadam y al lado nuestro estaba un bhakta recién llegado que daba muestras de deleitarse con el plato que tenía delante. Para romper el hielo de la incomunicación que siempre conlleva la presencia de un representante oficial del poder ( en este caso tú, quien oficiabas ya como líder de bhaktas), yo le pregunté a nuestro comensal si le gustaba la comida que servían en el templo. Él me respondió: “Me encanta todo lo que nos dan, pero no me gusta el arroz y el dhal”.

Yo acababa de regresar de India, donde había estado casi cuatro años y me creí autorizado para comentar con toda ingenuidad: “Si no te gusta el arroz y el dhal, mejor que no vayas a India, porque allí no se come otra cosa”

Y enseguida saltaste tú: “Depende --cuando un interlocutor profiere ese maldito vocablo quiere decir: 'tú no sabes de la misa la media; yo te voy decir la verdad'--, en Vrndavan y en Mayapur dan 'kitri' casi todos los días”. Yo me quedé de piedra, primero porque nunca había escuchado esa palabrota. En India se le denomina Kicheri, Kichuddi, kechuddi… pero jamás lo había escuchado bajo esa denominación. Y trenta años mas tarde sigo sin haberlo oído jamás así. Eso forma parte de los muchos “iskconismos” que los malos traductores venezolanos (Virabahu a la cabeza) acuñaron en su día y ahí perduran, sin que nadie se haya tomado la molestia de corregirlos, como el “Kunti-mala” y el arroz “Basmati”.

Yo por aquel entonces era muy respetuoso con la autoridad y no me iba a poner a desautorizar a nuestro líder de bhaktas, así que siguiendo el consejo cervantino “me callé y seguí comiendo”.

El pobre bhakta se quedó sin saber que los ingredientes básicos del kitcheri no son otros que el mismo arroz y dhal. La maltratada pata del buey que aporreaba la personificación de Kali, recibió un golpe certero.

El incidente podría haber sido una banalidad porque como dicen los franceses “le feu ne vaut pas la chandelle”. Y la verdad que quedó relegado en el baul de mis recuerdos, y solamente hace unos días volvió a surgir a la superficie de mi memoria.

Tu seguiste tu carrera política, yo seguí mi evolución espiritual, y el bhakta de marras sólo Krsna sabe lo que habrá sido de él.

Pero analizando este pequeño e insignificante pasatiempo, con la perspectiva que confiere los muchos años transcurridos, yo no puedo por menos que llegar a la conclusión que esa es tu verdadera naturaleza. Es decir, tú no tienes un criterio propio porque eres una persona muy inmadura que ha subido mucho pero que ha crecido muy poco.

--Todos hacia la izquierda. ¡Y sonrían!

Siempre tuviste un cuerpo pequeñito y jugueton ( como el conejo de la Loles), y siempre has buscado el soporte de la institución para darle a tus argumentos el peso que tu propia dialéctica no tiene. "Quod natura non dat, Salamantica non prestat" decían los filosofos escolásticos. Esto “per se” podría incluso ser valido, a condición de que la institución o la fuente de referencia sean en verdad prestigiosas. Pero no creo que ninguna persona sensata --después de treinta años de autoproclamados acharyas, impostores, desaprensivos, oportunistas, Kali-chelas y sicofantas de todas especies-- pueda seguir sosteniendo que nuestra institución, sacrosanta en su origen, conserve incólume su prestigio.

Mi gurudev [Srila Goura Govinda Maharaja] nos repitió hasta la saciedad: “Ocurra lo que ocurra en ISKCON, no abandonéis nunca la institución”. Es esa la razón por la que yo estoy ahora privándome de un merecido sueño, para intentar “romper una pica” por esta noble causa, intentando hacerte entrar en razones, sabiendo de antemano que estás radicalmente incapacitado para entenderlo. ¿Qué decir de seguirlo?

Pero siempre fui abogado de causas pobres, y cuando tengo que entrar en algún lugar procuro hacerlo por la puerta de servicio.

En verdad que la institución puede ser nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo. Creo sinceramente que en tu caso has sido una victima, más bien que un héroe. Y ello viene siempre causado por esta falta de madurez aludida anteriormente. Tu falta de discriminación no te permite distinguir entre lo que es puramente “institucional” y lo que es esencialmente “constitucional”. Buscando en el Olimpo védico hay un personaje que te viene a medida: “Radheya”.

Constitucionalmente él era tan Kaunteya y tan Pandava como los otro cinco. Incluso más porque era el primogénito y eso en la cultura védica confiere muchos privilegios. Era por consiguiente tan primo de Krsna como el que más, y tan nieto de Bhisma como los mellizos. Pero cometió el grave error de optar por el poder establecido --la institución-- y eso lo volvió ciego y sordo. Y como no hay peor ciego que el que no quiere ver, cuando le revelaron su verdadera naturaleza no lo quiso aceptar y, a pesar de tener a los mejores consejeros (su madre Kunti, su abuelo Bhisma, su tío Vidura, y hasta el mismo Krishna), su falso concepto de fidelidad a la institución lo condujo a una vida plagada de desatinos y una muerte innoble.

Desde luego que la institución sabe cómo ganarse a sus incautos seguidores y premia la fidelidad de sus adeptos otorgando reinados, feudos, prebendas o lo que viene a ser lo mismo: iniciaciones, cordón brahminico, secretariados, cátedras, dandas, GBC meeting, GBC prasadam, guruship, discípulos, pranam y pranami. Todo es la misma fatuidad. “Vanidad de vanidades y pura vanidad” dice el Eclesiastés.

En verdad que Karna, a primera vista, es un personaje que despierta la compasión porque en realidad tenía todo para triunfar, pero en última instancia fue una victima de su propia petulancia, y no supo arrimarse al buen árbol.

Tú invitaste a mi gurudev a venir a España. Lo llevaste a la granja y le tradujiste (como un loro) sus clases. Y cometiste el error de no “sentarte a sus pies de loto”, sino en otro “vyasasana” (más bajito como corresponde a tu talla, pero vysasana al fin y al cabo), y te reías cuando gurudev repetía de forma reiterativa: “¿Do you understand my lenguaje?”.

Yo escuché de nuevo esa clase esta misma mañana, y es evidente que no te enteraste de nada.

Hasta nuestra desprestigiada institución lo reconoció como uttama adhikari e hizo que su nombre figurara en el calendario vaisnava, pero tú fuiste tan desafortunado que no te refugiste en sus pies de loto, porque tenías ya a dos Putanas que te envenenaban con su “mala leche”.

Esa sagacidad que derrochas al sentar cátedra en un establecimiento que pretende tener el rango y el aval de English College, sin tan siquiera tener el graduado escolar que le exigen hoy en día a barrenderos y señoras de la limpieza, y lo que es aun más grave en el contexto del vaisnavismo, te permites (y te permiten) sentarte en un vyasasana e impartir cursos sobre los más elevados tattvas y las más sublimes rasas, sin tan siquiera tener un guru.

¿Qué sentido tiene dar cursos de leadership cuando los templos están vacíos? ¿Te parece congruente dar un seminario sobre “”El Servicio a los devotos como medio del avance espiritual” mientras te quedas rascándote las nalgas cuando el esbirro que tú manipulas echa como a un perro del templo de Madrid a un devoto que trae todavía en sus pies el polvo de Mayapur y Vrindavan?

¿A qué nivel de pasotismo y corrupción ha llegado nuestra maltratada institución, que le confieren la más sagrada orden de sannyasa a alguien que no tiene ni la primera ni la segunda iniciación? A menos que tu sannyasa-guru te hubiera dado las tres juntas, la danda y un decimo de la lotería del Niño.

¿A quien pretendes engañar chaval? Krishna es The Supreme Cheater. Cuando menos esperamos, Él viene y tira de la manta --dejándonos con el culo al aire. Ahí tienes a tus colegas Umapati Prabhu y Paramgati Prabhu.

Villa Vrindavana, ahora propiedad de Iskcon.

Lo peor del caso es que ya han habido miles de criaturas víctimas inocentes de ese engaño. Es por eso que quien fuera propietario de Villa Vrndavana en el pasado, el mismísimo Giacomo Machiavelli, escribiera en su día que no hay canallada más baja que el hacerse pasar por lo que uno no es. En sus propias palabras: “No hay perfidia mayor que la impostura.”

Es suyo también aquel que dice: “El poder corrompe…el poder absoluto corrompe absolutamente”

Ca vous dit quelque chose, Maharaja?

P.S.

Haciendo uso de la prerrogativa que me confiere mi mayoría de edad, me permito darte un consejo:

“Buscate un guru de verdad, y sírvelo sin pretensiones”. Esto es lo que yo escuché de mi gurudev. Esta es la esencia de guru-tattva reflejada en las escrituras y esto es lo que te dirá cualquier vaisnava sincero que no pretenda adularte.

Cuando cumplas con estos requisitos, yo seré el primero en venir a tocarte los pies.

¡Que Krsna te bendiga!

(Nota de la Redacción: Hace apenas un par de semanas publicamos una nota aquí en El Tambor donde aparece por primera vez el nombre de Yadunandana Swami. La nota señala los diferentes obstáculos que enfrenta el Yatra español, y Yadunandana aparece precisamente como uno de esos obstáculos humanos.

Satsvarupa y Yadunandana.

Yadunandana es un español que ingresó a Iskcon en 1977, y quien se hizo discípulo primero de Bhagavan das (blupeado) y luego de Satsvarupa dizque Goswami --las dos Putanas referidas en la carta. Un vergonzozo predicamento en su relación discípulo-guru se puso de manifiesto a principios de 2009, cuando Yadunandana recibió sannyasa de Jayadvaita Swami y no de su propio guru, como era lo indicado. Esto es debido a que su supuesto guru Satsvarupa es un pícaro libidinoso. Satsvarupa tiene prohibido dar más iniciaciones, así que si le hubiera otogrado sannyasa a su discípulo Yadunandana se habría generado un escándalo y quedaría en duda la autenticidad de esa iniciación.


La situación lastimosa y degradada de Satsvarupa --y esto no tanto por haberse caído sino por insistir en presentarse mentirosamente como guru y sannyasi-- es lo que hace que Prahlad, el autor de la carta abierta, diga que Yadunandana no tiene guru, lo cual en los hechos es totalmente cierto porque Satsvarupa es un guru de utilería.

Prahlad le envió esta carta primero a Yadunandana Swami. Sin embargo, este nunca le respondió y ahora queda incorporada a un foro público.)

3 comentarios:

haripadre dijo...

Los devotos de cualquier religion siempre seran reflejo de la sociedad donde viven, lo de España y su decadencia es mas que indiscutible.

haripadre dijo...

Consultado sobre este tema, un devoto ya antiguo que viven en España desde ahce 6 añosy que vivio en Vrajamandal por 4, me envia el siguiente comentario,ojo:
Yoganath das comenta:

*Estoy enterado de lo esencial y es acerca del caracter amante del poder de Yadunandana. Es un devoto esforzado tambien y se preocupa por instruir a los bhaktasa y devotos.Es más bien librezco que extático o carismático y ama el poder creo que más que al poderoso.Eso ya lo sabes tu supongo; o amas al poder o al poderoso y si amas al poderoso por su poder estás en la primera situación.
Yadunandana no es santo de mi devoción, pero por aquí hay gente que lo veneran porque nunca ha tenido relaciones sexuales en su vida antes o después del arribismo y devoción formal.Yo diría que es un brahmana pero para vaishnava le faltan unos escalones.En el futuro Krsna le dará lo que necesita si sigue el proceso. Cuando recibió la orden de sannyasa andaba muy mareado con su propia saantidad y ahora tengo entendido que anda dictando cursos pagos de los tres primeros cantos del Srimad Bhagavatam (eso debe ser un mal chiste de quienes lo mandan desde Bélgica en el Bhaktivedanta College). Yo diría que es un caso de esfuerzo y constancia dignos de una mejor causa que su progreso político y su salvación personal. Que Krsna lo guíe y lo proteja, porque anda por caminos difíciles y escabrosos, más ahora que cuenta con autoridad y veneración de otros como él. Su tono de voz es extraño,es muy ronco y apenas se escucha lo que dice por la ronquera como si tuvierea faringitis o laringitis.. Pero eso es una cualidad material que no debe tomar uno en cuenta.Es un pòco infantil tambien en su aspecto y presencia, tampoco hay que tomarlo en mucha cuenta por ser algo material. Se apoya mucho en la fuerza de las shastras y la institución, eso si que no gusta mucho porque hace a la persona interesada y librezca y un poco débil.. En Iskcon hay gente muy extática y carismática actualmente, a él no se le ha pegado eso todavía.
No es mal chico en general pero le faltan unas cucharadas de krsna prema y humildad y unas dosis de inteligencia trascendental que pongan a valer su sattwa guna y lo ponga fuera del alcance de los vericuetos del poder y la posición y el prestigio que tanto le atraen. Los Hare Krsishna españoles tienen prohibido leer mas allá del tercer canto del Srimad Bhagavatam, eso de por si solo dá muy mala espina tanto por el que dió la instrucción como por los que tenen que seguirla.
La libertad religiosa es un don que se disfruta en este país solo desde 1975 para que te dé una idea. Cuando Franco las iglesias estaban llenas todos los días y desde que murió, estan casi vacías incluso los domingos y el tema mismo de la religión es como un tabú menos en Semana Santa, cuando sacan a pasear la opulencia por las calles..
Hay un dicho que es lamentablemente cierto y es el de: " la fruta nunca cae muy lejos del árbol", que significa que uno no se aleja mucho de sus orígenes. De allí la imortaancia de un devoto puro que lo proteja y lo crie a uno por decirlo así desde su segundo nacimiento y la necesidad de tomar en serio eso de nacer nuevamente para la vida del espíritu, porque eso pone distancia entre el condicionamento material de uno y su progreso espiritual, romper con un condicionamiento material es el uso de lo samskaaras o no? Muchísimas gracias por la copia de la primera parte del Sri Bhagavatamrta. Ya estoy deseando leer la segunda parte. Un abrazo fraterno y mis dandavats por los nectares y la asociación.

Vrajananda dijo...

Hace algunos meses, me atrevi a recorrer los seis cientos kilometros que separan mi humilde hogar del templo de Santa Clara en Brihuega, esperaba conseguir un resuello de animo en cuanto de compartir la compania de los bhaktas, que sean cubanos, brasilenos, espanoles o portugues, pues la situacion devocional en Francia estaba firmamente estancada.
Todo me parecia bonito y lleno de esperanza (para ser positivo) cuando el dicho maharaja llego con la tarea de sacar el yatra del camino trillado. Fue una seria de conferencias interactivas bien perfeccionadas en las oficinas de la junta llamada GBC.
Despues de presentar la superexcellente universidad vedica quien nos convertira en panditas con tal que tengamos effectivo suficiente, nos preguntaba nuestro pensamiento. Me subio un grito del hondo de mi alma tantas veces recubiertas por la harina de los enganos repetidos de estas treintas ultimos anos, que decia: "Queremos gurukulas para nuestros hijos". Me contesto el maharaja nuevecito que conocia a una madre que llevo sola a su hijo al titulo de doctor o algo asi dandole curso en casa. Punto.
El resentimiento que trato yo de calmar despues de tantos anos se prendio de nuevo quemando todo resto de esperanza y fe en los tenientes y coroneles de la organizacion.
A que sirve inculquar ensenanzas vedica al nivel supuestamente universitario si nuestra juventud, quedandose a podrirse la intelligencia y los sentidos en las sillas de las escuelas republicanas, no tiene ni idea del upadesamrita. Mogha jnana vicetasa. Pura vanidad!