domingo, mayo 15, 2011

Pausa Obligada

Estimados Lectores:

Como ya ha ocurrido en el pasado, recientemente nos vimos obligados a hacer una pausa, por razones de tiempo, en la publicación de El Tambor Rugiente.

Todas las facetas de El Tambor son una labor que consume mucho de ese tiempo, ya sea al escribir, editar, ilustrar, ordenar, etc. Cuando otras responsabilidades y compromisos se nos juntan, se hace a expensas de los preciosos minutos que podemos dedicarle al blog.

Sin embargo, con este aviso reanudamos el flujo de nuestro material editorial. Hemos recibido muchas colaboraciones de voluntarios y corresponsales que esperamos empezar a publicar en los próximos días.

Reafirmamos nuestro voto de que El Tambor sea un foro con una actitud crítica hacia el Movimiento Hare Krishna en todas sus manifestaciones, basándonos en las enseñanzas de Srila Prabhupada.

Sus sirvientes de El Tambor Rugiente.


4 comentarios:

badrakanta dijo...

hurrrraaaaa
hurrrraaaaaa
hurrrraaaaa!!!
Que nota, salió de su pausa obligada El Tambor de Prabhupada.
Feliz día de Nrisimha Deva!!!

perroflaco35 dijo...

borrego!!!
POR QUE AHORA TE ALQUILAN LA ORDEN DE SANYASI POR UN TIEMPO Y SI NO TE ACOMODA TE ARRIMAS A UNA MADRE, Y YA ESTA SOLUCIONADO.......como vaisnava maharaj q se cayo con una madre en ecuador y al verla enferma la abandono y ahora esta aqui en bogota haciendose el lindo haber q madre joven obvio. se deja agarrar por este falso prabhu y ese risikes maharaj con que descaro estaba ayer en varsana maltrantando los devotos como todos sabemos. son muy descarados. y el violador de akinchana sigue como si nada..en peru
refujiandose en vrindavan q pena paramadwati convierte vrindavan en refujio de pervertidos..

paramadwati en el maha rey de la discriminacion..ayer lo vi por una semana y confirma lo dicho!!!

Johann Wayner dijo...

Qué curioso que sólo publicas los comentarios que se redactan en el "lenguaje Hare Krishna", con etiqueta y todo. Lo menciono porque percibo en vos un dogmatismo innecesario y hasta sospechoso. ¿Para qué seguir defendiendo grupos religiosos? ¿Queda algo en iskcon que valga la pena defender? En las enseñanzas de Prabhupada (como de cualquier otro gran Maestro) lo más importante es la esencia, NO las formas. ¿No será que el editor del Tambor Rugiente lo que quisiera es tener él también su propio iskcon, versión pequeña, pero igual de podrido?
Admiro y valoro mucho tu trabajo, me parece excepcional. Respeto tu opinión al respecto, sólo quiero mostrarte otro punto de vista.
Lo que me preocupa es tu propuesta global en este Blog. Creo que lo único que propones es seguir masticando lo masticado. Algo así como la creación de una nueva Secta, lo único que hace es atacar a las sectas anteriores, pero en muy poco se diferencia de ellas. Aún con todo eso, el trabajo del Tambor es extraordinario y te felicito.

Radha Krishna das dijo...

Estimado Johann:
No comparto tu visión de que estamos intentando crear una nueva secta, un nuevo pequeño Iskcon. Y a las pruebas me remito. Lo colaboradores principales de El Tambor NO dirigimos ningún programa independiente propio. Tampoco encaminamos a nadie para que se afilie a ningún programa ya existente.
De hecho, todo el tiempo los lectores nos piden que les digamos a qué programa acudir, y nos negamos a hacerlo. Insistimos que la decisión y responsabilidad al respecto son de cada quien. Esto te puede dar una idea de lo poco que nos interesa crear nuevos Iskcons o Vrindas mutantes.
Parece que los temas aquí son masticar lo masticado. Quizá tú lo veas así por ser muy inteligente. Yo soy más lento en ese sentido, y este blog ha sido un proceso de descubrimiento. Me sorprende cotidianamente el nivel de desviaciones en las que están incurriendo Iskcon, Vrinda, etc. Su crecimiento es exponencial.
También está el hecho de que cierta repetición, ampliación del tema con nuevos ejemplos, etc., sirven para reafirmar el sentido del blog, que es desarrollar una actitud crítica hacia el Movimiento Hare Krishna.
Dejo en claro que no nos referimos aquí a la doctrina presentada por Srila Prabhupada, con la cual comulgamos al cien por ciento. Hablamos de la forma en que sus sucesores ha seguido sus instrucciones para continuar la misión que él fundó.