domingo, enero 09, 2011

Preguntas a Tripurari

[El Sanga de Tripurari Swami publica regularmente las respuestas del Swami a las preguntas del público interesado. Aquí presentamos un par de ellas publicadas recientemente.]

Pregunta: Tengo una pregunta sobre la atracción hacia grandes Vaisnavas que no son el guru de uno. En algunas organizaciones parece que esto se ha vuelto un problema. ¿Qué hacer al respecto?

Respuesta: No hay que ser caprichoso brincando de guru en guru. Pero, considerándolo bien, el devoto tiene todo el derecho de aceptar un siksa guru diferente de su diksa guru. Nuestros gurus iniciadores no son nuestros dueños. Ellos llegan a nuestra vida para ayudarnos a crecer espiritualmente. Es común que un devoto esté iniciado por un guru pero luego desarrolle atracción por el siksa y ejemplo de otro. De hecho, las escrituras están llenas de casos así. Por lo tanto, con todo respeto a nuestro diksa guru, debemos tomar siksa del guru que nos inspire más. La idea aquí es desarrollar amor por Krishna. Toma toda la ayuda que puedas.

Pregunta: Oí que cuando eras miembro de la Sociedad Internacional para la Conciencia de Krishna (Iskcon) fuiste nominado como guru iniciador pero te rechazaron porque recibías la guía de Srila Sridhara Maharaja. ¿Es verdad esto? Y si es así, ¿explicarías algo de cómo ocurrió esto?

Respuesta: Fui iniciado por A. C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada en 1972, acepté sannyasa de él en 1975, y estuve con él poco antes de su partida en 1977. Durante ese tiempo Srila Prabhupada dijo que sus estudiantes podían recibir más instrucciones de su hermano espiritual Srila B. R. Sridhara Deva Goswami. Yo estuve a los pies de Srila Prabhupada cuando dijo estas palabras proféticas. Sin embargo, fue muchos años después, en medio de la confusión que reinó con la partida de Srila Prabhupada, que estas palabras florecieron para convertirse en la directriz que afectaría profundamente el curso de mi vida.

Al inicio, la GBC buscó y agradeció los consejos de Srila Sridhara Maharaja, pero luego de que algunos miembros de Iskcon lo aceptaron con su siksa guru, la GBC comenzó a criticarlo y al final prohibieron de manera oficial asociarse con él. La primera vez que leí las palabras de Srila Sridhara Maharaja fue cuando Ramesvara Maharaja me pidió que leyera Sri Guru y Su Gracia y le informara de los errores filosóficos del libro. No encontré nada mal; más bien, sentí que había entrado en contacto con la misma sustancia espiritual que había encontrado en las palabras de Srila Prabhupada. Cuando entendí la verdadera estatura espiritual de Pujyapada Sridhara Deva Goswami, me puse en contacto con los principales devotos que habían sido forzados a abandonar Iskcon por haberse refugiado en él. Luego de consultarlos decidí que lo mejor sería tratar de continuar mi servicio en Iskcon y convertirme en una voz de la cordura y el sastra por encima de la emoción y el fanatismo religioso tan predominantes entonces.

Cuando se hicieron aparentes las desviaciones de los once gurus originales, más discípulos de Srila Prabhupada se concentraron en tratar de entender cómo rectificar a Iskcon. Yo estaba convencido que la visión desapegada, objetiva y muy espiritual de Pujyapada Sridhara Maharaja era vital para encausar a Iskcon en la dirección que Srila Prabhupada quería --y se volvía cada vez más obvio que los gurus que Srila Prabhupada había nombrado no conseguían ir en esa dirección, y lo mismo ocurría con la GBC.

Mi comprensión de la visión de Srila Prabhupada no era que Sridhara Maharaja debería volverse el acharya de Iskcon, sino que los discípulos de Prabhupada debían hacerle frente a esto. Aparte, Pujyapada Sridhara Maharaja no tenía ninguna ambición de ser el acharya de Iskcon. Él solo quería servir a la misión de Prabhupada y al mismo tiempo permanecer en la retaguardia. Es bien sabido que Srila Sridhara Maharaja prefería no iniciar discípulos y solo lo hizo inspirado por Nityananda Prabhu, quien le dijo: "Pides misericordia, pro cuando otros te piden iniciación no les das tu misericordia". Así Srila Sridhara Maharaja decidió que aunque no buscaría discípulos, tampoco rechazaría a quienes le pidieran iniciación.

Aquellos días, muchos devotos que sentían afinidad por Srila Sridhara Maharaja creyeron que la GBC se daría cuenta pronto de su error y reconocería la potencia espiritual de la guía de Srila Sridhara Maharaja. Por desgracia esto no ocurrió, y la vergonzosa prohibición de la GBC de escuchar a Srila Sridhara Maharaja, e incluso leer sus libros, continúa hasta la fecha en casi todo Iskcon.

Yo quedé bajo la influencia de Srila Sridhara Maharaja al mismo tiempo que miembros de Iskcon presionaban a la GBC para que aumentara el número de gurus en la sociedad. Muchos devotos creían que esto ayudaría a mitigar los abusos perpetrados por los once gurus originales que se habían hecho del poder después de la desaparición de Srila Prabhupada. Es irónico que Srila Sridhara Maharaja ya había presentado antes esta idea. Él dijo que la GBC debe aumentar el número de gurus --no en forma excesiva sino otorgándole esto a devotos mayores que parecieran calificados. En su opinión, esto animaría a los devotos pues se crearía lo que él llamaba "campo equitativo para la prédica". Después de todo, miembros prominentes de Iskcon hacían que la gente despertara su fe en Krishna para que luego aterrizara uno de los once gurus e iniciara a los nuevos conversos. Y en muchos casos los gurus luego ponían a estos nuevos devotos en contra de quienes los habían inspirado originalmente. Está por demas decir que eran momentos turbulentos en la vida e Iskcon y muchos deiscípulos de Srila Prabhupada se sentían oprimidos en extremo.

En esta difícil etapa de transición, un miembro de la GBC que también era uno de los one gurus iniciadores de Iskcon habló conmigo de esto. Él reconoció que la organización debía reformarse y apoyó la propuesta de que la GBC autorizara ahora que otros devotos mayores de Iskcon también se volvieran diksa gurus e iniciaran discípulos. Fue por esto que me propuso ante la GBC como alguien calificado (sin ser miembro de la GBC) para iniciar en Iskcon. Él hizo esto a pesar de conocer mi aprecio por el siksa de Srila Sridhara Maharaja. Aunque yo estaba de acuerdo con él de que las políticas de la sociedad necesitaban ser reformadas, le dejé en claro que, para mí, aumentar el número de gurus no era la solución total para los problemas de Iskcon.

La GBC se me acercó en 1985 ofreciéndome que me volviera guru iniciador de la organización. Como ellos sabían que yo sentía afinidad por Srila Sridhara Maharaja, su única pregunta fue por qué tenía yo interés en él. Aparte de las razones espirituales evidentes, les contesté que si yo me salía de Iskcon sentía que a ninguno de ellos yo les preocupaba lo suficiente como para ir a buscarme y traerme de regreso. Por otra parte, cuando Srila Sridhara Maharaja se enteraba que algún sannyasi mayor abandonaba la misión, sin duda enviaba a alguin para traerlo de regreso. Cuando dije esto, la GBC decidió que yo no era apto para dar iniciaciones en su sociedad.

Después de que tomaron esta decisión en marzo de 1985, permanecí en Iskcon hasta la famosa reunión de Nueva Vrindavana --cuya finalidad era reformar a Iskcon y a la que asistieron muchos discípulos de Srila Prabhupada. Los devotos adoptaron dos posturas particulares, o apoyar a los once gurus existentes o reducir el poder y la prominencia que tenían. Un bando quería ofrecerle suntuosa adoración a gurus cuestionables, mientras que el otro proponía un sistema ritvik disimulado que desmantelaba por completo a los acharyas sucesores. Ambas soluciones eran problemáticas, y no se me permitió expresarme al respecto debido a mi simpatía por Pujyapada Sridhara Maharaja.

Ese momento me di cuenta de que ya no podría ser una voz reformadora en Iskcon y que no iba a cambiar su política de impedir que sus miembros recibieran siksa de Srila Sridhara Maharaja. Las opiniones que escuché durante la reunión me hicieron ver que las soluciones materiales estaban teniendo preferencia sobre las espirituales. Me desanimó la comprensión tan superficial de la conciencia de Krishna y de los deseos de Srila Prabhupada. Me convencí mucho que, a pesar de que habían devotos sinceros en Iskcon, la institución en su conjunto se había desviado de los deseos de Srila Prabhupada y no cumplía sus expectativas.

Sentí entorpecida mi capacidad para corregir desde adentro el curso erróneo de Iskcon, pues en esencia estaba impedido a predicar dentro de sus confines. Además no quería permanecer relacionado con las graves desviaciones que estaban ocurriendo. La historia ha demostrado que ocurren más cambios importantes gracias a individuos comprometidos, que de organizaciones, gobiernos y seguramente de comités. Es más, como dijo Gandhi, tú mismodebes ser el cambio que deseas ver. Mi concepto de una conciencia de Krishna progresiva no incluía seguir calladamente a líderes que habían demostrado ser indignos de todo respeto. Decidí con mucha pena que fuera de Iskcon podía aspirar mejor a los ideales de Srila Prabhupada. Es más, mi voz solo podría existir fuera del Iskcon corporativo.

Así, en noviembre de 1985 fui a Nadiya a buscar las bendiciones de Pujyapada Sridhara Maharaja, entendiendo que alejarme de Iskcon y querer ayudar a esa misma institución eran ambos posibles. Cuando le pedí un servicio a Srila Sridhara Maharaja, me aconsejó: "Swami Maharaja (Prabhupada) te ha enseñado todo. Ve y comienza algo y yo estaré en la retaguardia ayudándote". Eso es lo que hice y, por la gracia de Sri Guru y los Vaisnavas, estoy contento y mi esfuerzo ha tenido algún éxito.

De las instrucciones que me dio Srila Sridhara Maharaja es evidente que él quería ver florecer a los discípulos de Srila Prabhupada como líderes y que sirvieran en su misión como acharyas. Él en lo personal quería permanecer en la retaguardia ayudando a que los discípulos de Srila Prabhupada fueran todo lo que Prabhupada quería que fueran. Él no tenía ningún deseo de ser acharya de Iskcon después de que Srila Prabhupada partió. A pesar de que los miembros de Iskcon lo ofendieron reiteradamente, nunca cambió su posición al respecto. Él solo inició discípulos cuando estos no podían desarrollar fe en otros que estuvieran iniciando bajo inspiración suya. Él nunca se presentó como acharya o sucesor de Srila Prabhupada, aunque el registro histórico deja claro que Srila Prabhupada tenía más fe en la habilidad de él para guiar a sus estudiantes que en nadie más. Y por buena razón. Como dije antes, Srila Sridhara Maharaja se esforzó diligentemente ayudando a la misión de Prabhupada a cristalizar los anhelos que el fundador tenía para sus estudiantes: Crecer y volverse líderes con comprensión espiritual para el bien de Iskcon y del mundo.

3 comentarios:

Cabanillas dijo...

Hare Krsna prabhu Radha Krsna das:
¿Sería usted muy amable de compartirme el link donde puedo encontrar estas respuestas de Swami Tripurari?
No importa si el archivo está en inglés, pues parece ser una página de sus arículos "Sanga", ¿si? solo que no puedo encontrarlo. Gracias por su servicio.

Radha Krishna das dijo...

Estimado Cabanillas:
El texto que presentamos viene en efecto originalmente de Sanga. Sin embargo, como siempre añaden más preguntas y respuestas será cuestión de que lo busques hasta que aparezca.

Cabanillas dijo...

Siento mucho no haber encontrado este artículo. Hay decenas de Sangas desde el 1996, imposible ubicarlo entre tantos. De todos modos muchas gracias.